El mercado de verano, especialmente parado: aquí no hay quien fiche

La Eurocopa y la ausencia de un movimiento de enjundia, paralizan los fichajes del mercado estival.

Alfredo Somoza

¿Qué pasa con el mercado esta temporada? ¿Dónde están los fichajes de relumbrón? El habitual mercadillo de compra venta está bastante parado este verano. Los equipos grandes aún no han sacado el as de la manga y se limitan a jugar la partida de póker con comodines que sirven para tapar ciertos parches. Los fichajes de primera fila se están haciendo de rogar, tanto en España como en el resto de Europa.

¿Por qué este mercado está más parado de lo habitual?

La Eurocopa paraliza el mundo del fútbol. Los principales agentes, presidentes y jugadores han estado centrados en el torneo de selecciones más importante de Europa. Recién finalizada el pasado domingo día 10, durante un mes –comenzó el viernes 10 de junio–, el centro de atención en el planeta fútbol ha estado en Francia y los fichajes de los principales clubes europeos se contaron a cuentagotas.

Real Madrid, Barcelona y Atlético, tres de los grandes agitadores año tras año del mercado, tienen las plantillas bastante enfiladas, que no cerradas: al Barcelona tras el fichaje del central Umtiti y la vuelta de Denis Suárez le falta por incorporar un lateral derecho y un delantero; el Real Madrid, indeciso aún con el futuro de Coentrao y Morata, sondea las incorporaciones de un central, un mediocentro y un interior; por su parte el Cholo cuenta con los refuerzos del luso Diogo Jota, el argentino Gaitán y el lateral derecho croata Vrsaljko, jugador por el que los colchoneros pagaron 17 millones de euros tras rechazar el Arsenal la oferta formal que presentaron desde la Ribera del Manzanares por Bellerín, 25 millones de euros, pero aún falta por llegar un delantero centro top. Sin embargo, algunos de los grandes equipos de Europa tienen aún muchos deberes por delante.

El Chelsea, con Antonio Conte –exseleccionador italiano– al frente, tan sólo ha incorporado a Batshuayi, delantero belga que llega procedente del Olympique de Marsella a cambio de 40 millones de euros. El conjunto londinense debe remozar una plantilla en la que el futuro de jugadores como Hazard o Diego Costa está en entredicho.

El United de Mourinho, que ya se ha hecho con tres piezas de muchos quilates (Mkhitaryan llegó del Borussia Dortmund por 42 millones de euros, ficharon a Bailly al Villarreal por 40 millones e Ibrahimovic llega libre), aún debe incorporar un buen número de jugadores ya que la limpia que quiere hacer el luso en su actual plantel es importante.

Lo mismo sucede en el otro equipo de Manchester. Un City en el que Guardiola planea dar la baja a 11 jugadores, y en el que de momento solo se han hecho oficial 3 caras nuevas: Nolito llegó del Celta por 18 millones de euros, Gundogan será la nueva escoba de unos Citizens, que se la robaron al Borussia Dortmund por 27 millones de euros, y el sorprendente Zinchenko, medio del Ural.

Excepciones

En España, equipos como el Málaga –Sandro (Barcelona), Keko (Eibar), Jony (Sporting), Koné (Lyon), Kuzmanovic (Basilea), Juankar (Braga) o Llorente (Real Madrid)–, el Betis –Durmisi (Brondy), Martín (Montpellier), Nahuel (Villarreal), Musonda (Chelsea), Felipe Gutiérrez (Twente) y Mandi (Stade Reims), el Sevilla -Sarabia (Getafe), Hiroshi Kitoyake (Hannover), Kranevitter (Atlético de Madrid) y Correa (Sampdoria)– y el Espanyol –Leo Baptistao (Atlético de Madrid), Roberto (Olympiakos), Reyes (Sevilla) y Jurado (Watford)– son la excepción que confirma la regla. Sus directores deportivos en sus respectivos despachos –Arnau en La Rosaleda, Miguel Torrecilla en el Benito Villamarín, Monchi en el Pizjuán y Ángel Gómez en Cornellá– han hecho gran parte de los deberes y han dado una lección de saber hacer.

El llamado efecto dominó –se conoce así cuando uno de los denominados equipos grandes tira la casa por la ventana por un determinado jugador, pagando cantidades ingentes de dinero, lo que provoca un efecto en cadena en cuanto a movimientos se refiere– espera impaciente su turno. Florentino Pérez está agazapado hasta la fecha, pero puede sacar sus garras en cualquier momento, su habitual zarpazo al mercado –¿Pogba?, ¿Kanté?–. ¿Será este año el Atlético el verdadero agitador del árbol con el fichaje de Higuaín? Además de Ben Arfa y Krychowiak, ¿no busca Emery un delantero top tras la marcha de Ibrahimovic al United?

Cuestiones que auguran fichajes de postín a la vuelta de la esquina... o no.

A continuación