El Celta resiste el acoso del Barça por Nolito

El club catalán, sin liquidez inmediata para pagar la cláusula del delantero, busca fórmulas alternativas que no convencen a la entidad viguesa.

Alfredo Somoza

El Celta aguanta de pie las acometidas que está llevando a cabo el F.C. Barcelona para incorporar en este mercado de invierno a Nolito, estrella del conjunto olívico. Durante toda la mañana de este miércoles, desde la prensa catalana se daba por hecho un acuerdo inmediato entre el conjunto catalán y el gallego. Algo que ha corrido como la pólvora por las redes sociales, convirtiendo al jugador andaluz en Trending Topic mundial.

La insistencia de Luis Enrique en el jugador ha hecho que el Barcelona estire la cuerda al máximo. Cesión con opción de compra obligatoria de 20 millones en junio -la claúsula de Nolito es de 18 millones de euros- más la cesión de Munir o Sandro para compensar el aplazamiento del pago hasta junio. Una fórmula muy utilizada en los últimos años para eludir los problemas con el límite salarial.

Hay que recordar, como adelantó en su día Libertad Digital, que los culés carecen de límite salarial para acometer un desembolso de este calibre en este momento de la temporada.

Desde los despachos del Camp Nou siguen buscando fórmulas alternativas para desbloquear la operación y darle el capricho a su entrenador.

El Celta, resiste

A pesar de que desde la prensa afín al Barcelona se filtra un acuerdo ya cerrado entre Celta y Barcelona, desde Libertad Digital podemos asegurar que, en estos momentos, la situación sigue como en días pasados: el Barça enreda, Luis Enrique insiste y el Celta no traga. El propio Carlos Mouriño, presidente del conjunto vigués, confirmaba en Cope Vigo que el asunto de Nolito está "tranquilo". El Celta se remite a la claúsula de rescisión. Tras la salida de Augusto rumbo al Atlético de Madrid, los celestes no están en disposición de dar una sola concesión que conlleve perder a su máxima estrella en una temporada en la que se han quedado a tres puntos de igualar la mejor primera vuelta de su historia.

Berizzo, técnico del Celta, rechaza la llegada de Munir y Sandro, y el Celta no acepta no cobrar ni un euro hasta junio. Así las cosas, Nolito sigue siendo céltico.

Desde la Ciudad Condal, los medios deportivos se hacían eco de un acuerdo entre Barça y Celta por un Nolito, que tiene contrato hasta el 2019, para la cesión de Nolito al Barcelona en este mercado de invierno con opción de compra -nada de obligatoria-, algo que ha provocado carcajadas en Vigo.

El Arsenal, al acecho

Una de las razones por las que el Barcelona ha puesto toda la carne en el asador en las últimas horas para acelerar la contratación de Nolo es el gran interés que está mostrando el Arsenal por el jugador. Los de Wenger están dispuestos a pagar, de inmediato, integra la claúsula de rescisión. Los Gunners, con dinero fresco, intentan convencer a un Nolito que ya reiteró en más de una ocasión su deseo de seguir en España.

Luis Enrique - Nolito, una intensa relación

Nolito considera a Luis Enrique su padre deportivo. El asturiano le dio la alternativa en el Barça B y le rescató de Lisboa para convertirle en el líder del Celta. Con la salida de Pedro Rodríguez al Chelsea, el Barcelona se quedó huérfano de un jugador de ataque que aporte verticalidad, gol y que acepte de buen grado el rol de suplente revulsivo -con Messi, Neymar y Luis Suárez arriba, la opción de la titularidad en los partidos importantes es utópica -.

Pedro, harto de catar banquillo, tomó la decisión de abandonar el equipo de su vida en busca de protagonismo. Luis Enrique, en el mismo momento que se fue el canario, tuvo claro que el sustituto ideal era Nolito, un jugador al que conoce perfectamente y cuyas respectivas mujeres son íntimas amigas.

El gaditano, el Cristiano Ronaldo de la zona media de la Liga, tiene unos números que asustan para no jugar como delantero centro: metió 14 goles en su primera temporada en Vigo, 13 tantos y ojo, otras tantas asistencias el año pasado, y esta temporada en 15 partidos suma 8 goles y 5 asistencias.

Jugador diferencial en el uno contra uno cerca del área, es diestro pero juega por la izquierda en la línea de tres mediapuntas que se sitúan por detrás del delantero. Allí aprovecha su potentísimo tren inferior para realizar diagonales y finalizar las jugadas con el disparo, generalmente al palo corto, con su pierna derecha. Con buena visión de juego y generoso en la presión, es la auténtica referencia ofensiva del Celta y la alegría del vestuario. Impregna a todos su sentido del humor y con él las bromas están a la orden del día.

De momento, Luis Enrique tendrá que esperar para ver de vuelta a su hijo pródigo.

A continuación