El Arsenal puede dejar a Luis Enrique descompuesto y sin Nolito

La prensa inglesa se hace eco del gran interés de Arsène Wenger en el jugador del Celta.

Alfredo Somoza

Las aguas no bajan limpias por el Camp Nou esta temporada. El conjunto catalán, suma, a su mal inicio en lo deportivo, importantes problemas institucionales. A la sanción que le impuso la FIFA y que le impide inscribir jugadores hasta el mes de enero, lo que sin duda ha condicionado la planificación deportiva esta temporada en Can Barça, se une ahora un grave problema económico. Como adelantamos en Libertad Digital, el límite salarial deja las manos atadas a los culés.

Se trata del límite en cuanto a salario de jugadores se refiere que impone el organismo europeo a cada equipo. El límite actual de masa salarial permitida en sueldos de jugadores en referencia a los ingresos de los clubs es de un 70 por ciento. El Barça actualmente dedica a fichas de futbolistas un 66,8 por ciento, por lo que se encuentra muy cerca de la barrera marcada por el máximo organismo del fútbol continental. Un nuevo fichaje supondría superar este límite

Josep Maria Bartomeu, tras convencerse de la necesidad de reforzar el equipo para tener opciones de poder repetir el triplete del año pasado, ve impotente como la masa salarial de su plantilla hace que el conjunto catalán deba dar salida a un jugador para poder acudir al mercado.

Nolito, el gran deseado

Miguel Agudo Durán, Nolito, que esta semana con la selección nacional ha dejado claro que tiene nivel suficiente para competir con cualquiera en cualquier equipo, es el jugador de moda del fútbol español.

Jugador diferencial en el uno contra uno cerca del área, muy vertical, es diestro pero juega por la izquierda en la línea de tres mediapuntas que se sitúan por detrás del delantero. Allí aprovecha su potentísimo tren inferior para realizar diagonales y finalizar las jugadas con el disparo, generalmente al palo corto, con su pierna derecha. Con buena visión de juego, lo que genera un caudal de asistencias de gol para sus compañeros, es la auténtica referencia ofensiva del Celta y la alegría del vestuario. Impregna a todos su sentido del humor y con él las bromas están a la orden del día.

El gaditano, que no solo destaca en el apartado ofensivo -también es muy generoso en la presión lo que le convierten en un jugador bastante completo-, es el Cristiano Ronaldo de la zona media de la Liga BBVA. Tiene unos números que asustan para no jugar como delantero centro: metió 14 goles en su primera temporada en Vigo, 13 tantos y ojo, otras tantas asistencias el año pasado, y esta temporada en 7 partidos suma 5 goles y 3 asistencias.

La insistencia de Luis Enrique

Luis Enrique, al que Nolito considera su padre deportivo -el asturiano le dio la alternativa en el Barça B y le rescató de Lisboa para convertirle en el líder del Celta-, tenía claro desde el día que salió Pedro Rodríguez rumbo al Chelsea, que el gaditano era el sustituto perfecto. Verticalidad, gol y un perfil perfecto para encajar de buen grado la suplencia impuesta -con Messi, Neymar y Luis Suárez arriba, la opción de la titularidad en los partidos importantes es utópica -.

Nos trasladamos al mes de agosto. Luis Enrique insistió a Bartomeu de la necesidad de su equipo en reforzarse, y de la idoneidad de que Nolito fuera el elegido. El presidente no lo veía claro. El Barcelona quiso reírse del conjunto que preside Carlos Mouriño, presentando una irrisoria oferta de 8 millones de euros endulzada con la posible cesión de un jugador de la cantera culé, cuando su cláusula de rescisión es de 18 millones. En Vigo ni contestaron. "¿Canterano que 'regalamos' por 3 millones y vuelve por 18?, mal negocio", pensaba Josep María, que no quería moverse de los 8 kilos.

Gracias a la tremenda gestión de Carlos Mouriño, presidente del Celta, el conjunto olívico tiene deuda cero y no tiene intención alguna de desprenderse de su mejor jugador. En las oficionas de Balaídos lo tienen claro. O claúsula o Nolito sigue en Vigo.

Tras un inicio de temporada titubeante del Barça, con muchas lesiones y con una plantilla que, a todas luces, se vislumbra muy corta para llegar con el equipo fresco a la recta final, la insistencia de Luis Enrique y la llegada de un Roberto Fernández -nuevo secretario técnico del conjunto de la Ciudad Condal- que fichó a Nolito para las categorías inferiores del Valencia en su día-, cambiaron el panorama y terminaron por convencer a Bartomeu. Sin embargo, el problema del límite salarial, y la aparición en escena de nuevos tiburones dispuestos a todo para hacerse con el jugoso jugador del Celta, complican sobre manera la operación.

El Arsenal de Wenger, loco por Nolito

Desde Inglaterra, la prensa se hace eco del gran interés que tiene el Arsenal por Nolito. Los Gunners, que tienen en Oliver Giroud un delantero perfecto para su esquema de juego -el galo se encarga de bajar balones, jugar de espaldas para ejercer de abrelatas sobre las defensas rivales y aguantar el balón para aprovechar la tremenda llegada de la segunda línea, con Ramsey, Oxlade Chamberlain, Özil o Alexis Sánchez-, pero que carece de instinto asesino, ven con esperanza como esta temporada, con el Chelsea K.O, el título de la Premier es mucho más real que ciencia ficción.

Wenger, que intentó sin éxito el fichaje de Benzema, tiene un esquema de juego muy peculiar. Con una tremenda movilidad, los jugadores de segunda línea deben aportar mucho gol para paliar la principal carencia de su delantero titular. Sin embargo, el técnico francés considera básico para el juego de su equipo las condiciones de Giroud. Por ello, Wenger quiere ganar con gol sin perder lo que le ofrece el exdelantero del Montpellier.

¿Solución? Aumentar la producción realizadora de su segunda línea. Ahí es donde entra en juego Nolito, uno de los medias puntas con más olfato goleador de toda Europa, y que además, combina bien y añade a su repertorio asistencias de gol.

Wenger ha encontrado lo que buscaba y a un precio bastante asequible. 18 millones para un equipo de la Premier son peccata minuta, en estos momentos. La excelente relación que mantiene el Director Deportivo del Celta, Miguel Torrecilla, con la entidad inglesa -desde su etapa en el Salamanca, Torrecilla ha participado en varias operaciones con los Gunners-, facilitaría el acuerdo para el pago al contado de la cláusula de rescisión. Incluso el Arsenal estaría dispuesto a pagar 2 o 3 millones más de los 18 que marcan su salida, ya que si el Celta se niega a negociar, el pago del IVA hace que la operación se vaya, prácticamente, de los 18 a los 25 millones de euros.

El Arsenal se lanza con todo a por Nolito. El gaditano quiere jugar para Luis Enrique, pero el problema económico del Barcelona hace que deba tomar pronto una decisión. Nolo se encuentra muy a gusto en Vigo. Es un jugador especial, de otra pasta, que rechazó ofertas muy jugosas económicamente hablando de la Premier este verano -el Everton apostó fuerte por él-, el Valencia o el propio Atlético de Madrid le doblaban el sueldo. Con su mujer embarazada, no se ve fuera de España.

Con la Eurocopa de Francia en el horizonte -una de sus grandes ilusiones-, se va acercando la hora de mojarse. Esperar al Barça y aceptar un rol secundario, quedarse como líder de un Celta que pinta muy bien esta temporada, o cambiar radicalmente de entorno, renunciar a sus principios y aceptar marcharse a Inglaterra.

Lo que Bob Martínez -entrenador español del Everton-, no pudo conseguir, quizá sí lo haga Wenger y la colonia española del Arsenal- Bellerín, Monreal, Arteta y Cazorla-. En las manos de Nolito está su futuro.

A continuación