Así será el reparto de los derechos televisivos de la Liga

Tras dos años de negociaciones y desencuentros, el Gobierno aprobó la medida que venían reclamando los clubes.

José Miguel de Pedro

Después de dos años con el proyecto entre manos, de zancadillas entre las partes, enfrentamientos y desplantes, el Consejo de Ministros dio este jueves luz verde al decreto que regulará la venta centralizada de los derechos de televisión de los clubes de fútbol españoles. Han sido meses de disputas, peleas y traiciones que han terminado con un acuerdo histórico que el presidente del a Liga, Javier Tebas, ha calificado como "un día histórico".

Los clubes españoles respiran aliviados. La venta centralizada de los derechos televisivos se ha convertido en la tabla de salvación a la que muchos equipos se han agarrado para superar situaciones económicas críticas en algunos casos. En la LFP se insiste en que la nueva fórmula de venta asegurará un mínimo de 1000 millones de euros por los cerca de 800 que se cobran entre todos los clubes.

Con este incremento, los equipos de Primera se aseguran un mínimo de 8 millones de euros más anuales, mientras que para los de Segunda serán entre 2 y 4 millones. La mediación del Gobierno, a través del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha sido vital para conseguir que el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, finalmente aceptase el acuerdo, a pesar de que hasta el último momento mostró su desacuerdo por lo recibido. El Ejecutivo entiende, además, que el acuerdo también será un seguro adicional para que los clubes resuelvan sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social y evitar que se vuelvan a repetir.

De esta manera, el panorama económico del fútbol español da un giro radical hacia un reparto más equitativo que está previsto que comience en la temporada 2016/2017. El objetivo es que la actual proporción en el reparto de ingresos de 1 por 6,5 que está establecida actualmente pase a ser de 1 a 4,5 entre los clubes que menos cobran y los que más.

Reparto más equitativo

En el documento se establece que el 83% de lo que se ingrese de la televisión irá destinado a los equipos de la Liga BBVA. Dentro de esa partida, 50% del dinero se repartirá a partes iguales entre todos los clubes. El 50% restante estará formado por dos partidas distintas. Un 25% se repartirá teniendo en cuenta la clasificación histórica y actual y el otro 25% tendrá en cuenta la relevancia (audiencias, socios y taquilla). Para los conjuntos que militan en la Liga Adelante será un 10% del total que se reciba en el que un 70% se distribuirá a partes iguales mientras que el 30% restante también tendrá en cuenta la clasificación, las audiencias y el número de socios.

Del resto del montante que se ingrese, un 3,5% servirá como seguro económico para que los equipos que desciendan de Primera a Segunda puedan afrontar con garantías la pérdida de ingresos que supone bajar de categoría. Finalmente, la Federación ha aceptado un 2% - a pesar de que llegó a pedir un 5%- que destinará al fútbol aficionado y a la Copa del Rey y la Supercopa. El Consejo Superior de Deportes (CSD), otra de las partes implicadas en las disputas, se quedará con un 1% destinado a deportistas de élite. El 0,5% restante será para la Asociación de Futbolistas españoles (AFE), para la Segunda B y para otros sindicatos profesionales.

Con la venta centralizada de los derechos de televisión se abre un nuevo escenario para el fútbol nacional, a pesar de que la desunión existente entre los distintos organismos ha estado a punto de llevarse por delante uno de sus días más importantes, como lo han calificado desde los clubes. La ambición de Javier Tebas pasa por alcanzar en ingresos a la Premier League inglesa con un producto unificado, que además permita reducir unas desigualdades que habían comprometido la supervivencia de una parte importante de los equipos.

A continuación