Futre: "No me retracto de nada de lo que conté"

El exfutbolista del Atlético se ha reafirmado en que Jesús Gil le pidió que no ganase al Espanyol en el último partido de la temporada 90-91.

Libertad Digital

Paulo Futre no ha retrocedido ni un solo paso en las acusaciones contra el expresidente del Atlético de Madrid Jesús Gil, sobre el que afirmó en una entrevista en el diario portugués Record que le ordenó que su equipo no ganase al Espanyol en un partido de la temporada 1990-91.

El exfutbolista luso se ha reafirmado en todo lo dicho en un artículo publicado en el diario Marca en el que asegura que no habló antes porque nadie se lo había preguntado. "No me retracto de nada de lo que conté. Yo sé que es verdad, sé lo que pasó y admito mi responsabilidad sobre todo lo que he dicho. Está todo grabado y no cambio nada. Yo solo he contado lo que viví, lo que me pasó a mí, lo que hice en un momento complicado en el que preferí mantener mi dignidad por encima de todo y no jugar un encuentro que no olía nada bien", ha comentado.

Futre ha querido "pedir perdón" a todos los compañeros que han asegurado que el entonces dueño del conjunto colchonero no les pidió nada y ha manifestado que decidió fingir un dolor de rodilla para no jugar. "Sé lo que me dijo a mí y por eso pongo la mano en el fuego. Sólo puedo hablar por mí y por eso pido perdón a quien se haya podido sentir ofendido con mis palabras".

"Jesús Gil, que como todo el mundo sabe era el presidente y dueño del Atlético, vino a hablar conmigo. Quería tener una conversación importante conmigo. Se me acercó y me dijo: 'Paulo, no podemos ganar. Díselo a tus compañeros. Diles que no corran'. Yo no daba crédito a lo que me estaba diciendo mi presidente y le pregunté: '¿Qué dice? ¿Por qué?' Gil lo zanjó todo: 'Tengo un negocio con el Español'. Pero yo no estaba dispuesto a prestarme a aquella farsa y así se lo hice saber a Jesús: "Presi, no cuentes conmigo ni para hablar con mis compañeros ni para jugar este partido. Así no quiero participar. Vas tú y se lo dices a todos". Fue entonces cuando Jesús montó en cólera. No era la primera vez que sucedía y yo sabía cómo era aquello. No le gustaba que las cosas no se hicieran como él decía, así que comenzó a insultarme y a soltar de todo por su boca: 'Portugués, eres un traidor. No te voy a volver a pagar en la vida'".

A continuación