Peter Lim y el final de la odisea del Valencia

El magnate de Singapur se hará cargo de la deuda del club valenciano y ha iniciado un ilusionante proyecto deportivo.

Libertad Digital

Diez meses después de que comenzasen las primeras negociaciones, Bankia y Peter Lim sellaron un acuerdo para la venta del Valencia. Se ponía fin a uno de los periodos más convulsos de la entidad levantina y se abre una etapa que ha renovado por completo la ilusión de los valencianistas.

La opción del magnate de Singapur siempre fue la preferida del presidente Amadeo Salvo. Se había hecho cargo de dirigir el club cuando la fundación se hizo con el paquete mayoritario de acciones de una entidad que agonizaba asfixiada por las deudas. Bankia refinanció la deuda y se hizo con la propiedad, pero el futuro del equipo pasaba por la llegada de un comparador que pudiese aportar liquidez y reactivar la construcción del Nuevo Mestalla.

Han sido meses de duras negociaciones entre las dos partes, que estuvieron a punto de romper las conversaciones en varias ocasiones. La última fue el pasado mes de septiembre. Los asesores de Lim llevaban todo el verano trabajando en el club y el empresario se había implicado directamente en la planificación de la plantilla trayendo a dos de los futbolistas, André Gomes y Rodrigo, propiedad de Meriton Holdings, la empresa que dirige.

La deuda, el principal problema

Sin embargo, las condiciones impuestas por Bankia, que pedía un plan sostenible de endeudamiento para cerrar una operación cercana a los 300 millones, estuvieron a punto de romper toda la negociación. El proyecto de Lim tiene previsto que Meriton Holdings preste 100 millones de euros que cobrará con intereses en 2018, algo que no convencía al banco después de haber refinanciado una deuda que asciende a 230 millones de euros.

La complejidad de la situación y urgencia de las deudas que pesan sobre la entidad obligaron a las dos partes a ceder para llegar a un acuerdo que se cristalizará definitivamente en la Junta General de Accionistas que tendrá lugar el próximo 20 de noviembre. No obstante, Lim ya hizo posesión de su cargo de facto presidiendo el duelo del equipo ante el Elche este fin de semana. El magnate desembarcó en la ciudad aclamado por los aficionados valencianistas.

Ahora queda por definir el equipo de trabajo, el papel de Amadeo Salvo en la junta directiva -todo apunta a que continuará como presidente- la gestión de la deuda del club y las líneas de un proyecto que ha vuelto a ilusionar a los seguidores del club. Después de la odisea, el valencianismo tiene a su nuevo mesías.

A continuación