Ver

La gran estafa de la LFP

Criticada presentación de Eva Hache. Incorrecta Cristina Pedroche con los empresarios chinos. Los jugadores del Atlético se marcharon enfadados.

Sergio Valentín

La sexta edición de los premios de la Liga de Fútbol Profesional ha dejado mucho que desear. No es oro todo lo que reluce, y esta gala es el claro ejemplo. Tenía todos los ingredientes posibles para ser un éxito, los mejores futbolistas de nuestra liga, actores, presentadores, cómicos, toreros, empresarios, caras conocidas de la televisión... pero al final se quedó en esas películas que tienen a los mejores actores de Hollywood y luego la cinta no vale un pimiento.

Como si se tratara de una sitcom barata, los responsables de la gala, se vieron en la obligación de meter risas enlatadas. La presentadora y cómica Eva Hache presentó. Y nada más. Las gracias se las reservó para el club de la comedia. Sí que habría sido interesante saber que le decía Irina Shayk a Cristiano Ronaldo cuando Eva bromeaba sobre su novio, "el hombre al que más veces había visto en calzoncillos".

La polémica futbolística llegó con la entrega de los premios. La delegación del Atlético de Madrid se marchó enfadada. Los campeones de la liga fueron los grandes perdedores de la noche. Fue como La Gran Estafa Americana. La película de David O. Russell, nominada a 10 Oscars, no se llevó ninguno. Los rojiblancos al menos se llevaron uno, el de mejor entrenador para Diego Pablo Simeone que quiso mostrar su disconformidad sutilmente. "Este premio se lo quiero dedicar a Courtouis, Miranda, Gabi y Koke". Los cuatro jugadores que para mayor inri, vieron cómo se llevaban los premios los jugadores del Real Madrid, los que no consiguieron ganarles en el terreno de juego. Fue La Gran Estafa de la LFP.

El mejor momento de la noche lo protagonizó Dani Rovira. Gran acierto su elección para presentar la gala de los Goya. Su gracia es natural e incluso consiguió lo más complicado, hacer reír a Irina Shaik. El cómico malagueño, sin que fuera su intención, dejó en evidencia a Eva Hache y a Cristina Pedroche que presentó un premio junto a unos empresarios chinos. La vallecana, que no se había ni leído el guión, intentó ser graciosa a costa de los extranjeros que no sabían español. Sobrepasó tanto el límite que llegó a ser mal educada. Les presentó con un "estos son los que ponen la pasta" y tras un fallo de ella, les echó la culpa. "Venga a ver si ahora sois capaces de hacerlo bien. Es que son los que traen la pasta y tienen prisa".

Los presentes tenían tantas ganas de levantarse de sus asientos que lo hicieron antes de que terminara la gala. Fue cuando salió Eva Hache desde las bambalinas para gritar que la ceremonia había finalizado. Muchos espectadores ni la vieron ni la escucharon. Ya estaban desfilando hacia la salida.

A continuación