¿En qué consiste Espai Barça? Así es el mayor centro de entretenimiento dentro de una ciudad europea

Gracias al sí mayoritario de los socios en referéndum, el club da otro paso para tener uno de los mejores estadios del mundo a finales de 2025.

Guillermo Domínguez

Los socios del FC Barcelona aprobaron el pasado domingo por 42.693 votos a favor (87,8%), 5.055 en contra (10,4%) y 875 en blanco (1,8%) que el club pueda pedir una financiación de hasta 1.500 millones de euros para acometer las obras de Espai Barça, un proyecto que consiste en la remodelación del Camp Nou, la construcción de un nuevo Palau Blaugrana y la creación del Campus Barça.

Hace dos meses, el 23 de octubre, la Asamblea General de Socios Compromisarios del Barcelona ya aprobó la financiación de 1.500 millones de euros para el Espai Barça con 405 votos a favor, 21 en contra y seis en blanco. Pero el presidente de la entidad azulgrana, Joan Laporta, finalmente accedió a celebrar un referéndum en el que toda la masa social del club pudiera decidir sobre uno de los proyectos más importantes de su historia a través de una consulta telemática celebrada este domingo.

"Es el proyecto de entretenimiento más importante del sur de Europa". Con estas palabras se refería Laporta a Espai Barça, el proyecto de la Junta Directiva del FC Barcelona que propone reurbanizar y reformar el Camp Nou junto con su entorno, a través de la creación de un nuevo Palau Blaugrana, instalaciones deportivas y un auditorio, reformando alrededor de unos 40.000 metros cuadrados del distrito barcelonés de Les Corts.

El nuevo Camp Nou es la joya de la corona del proyecto, pero hay mucha más edificación prevista. Además del estadio de fútbol —que pasará a tener una capacidad para 105.000 espectadores, frente a los 98.500 actuales—, el club quiere levantar un nuevo Palau Blaugrana para las distintas secciones profesionales (baloncesto, balonmano, hockey patines y fútbol sala), al que le acompañarán un pequeño Palau, una nueva pista de hielo y un párking para autobuses. Todo ello en los terrenos donde estaba ubicado el antiguo Miniestadi, que ya ha sido derribado.

espaibarca-1-030214.jpg
Así quedaría el nuevo Camp Nou.

En la explanada del Camp Nou, en la que ahora se sitúan el Palau, las oficinas del club y la tienda oficial, habrá varios edificios de oficinas y un hotel, mientras que la tienda, el museo del Barça y todas las opciones de restauración se uniformizarán en el interior del estadio. El Estadio Johan Cruyff anexo a la Ciudad Deportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí, también forma parte del Espai Barça pese a estar ya construido y en funcionamiento.

De 600 a 1.500 millones

Un proyecto que fue iniciado por la Junta directiva presidida por Sandro Rosell a finales de 2013 y que continuó desarrollando el equipo de Josep Maria Bartomeu a partir de la dimisión del primero, en enero de 2014. Ese mismo año, los socios aprobaron en referéndum un presupuesto de 600 millones de euros para toda la obra de Espai Barça. Sin embargo, las condiciones han cambiado merced a la reestructuración de costes y las obras pasan a costar 1.500 millones, cuya financiación acaba de lograr el espaldarazo definitivo de la masa social culé.

Como principal acreedor del club que es, tras concederle un préstamo de casi 600 millones de euros, obviamente el fondo de inversión Goldman Sachs ha empezado tomando la delantera en la negociación por hacerse cargo de esa financiación de 1.500 millones, que se devolverá con los ingresos extra que genere el nuevo Camp Nou.

El coste de cada obra

Y es que las obras del estadio han pasado de costar 420 millones de euros a los 900 millones, mientras que el Palau Blaugrana se va de los 90 millones a los 420 millones —110 millones de euros más caro que el estadio Wanda Metropolitano—, la urbanización y los edificios adyacentes subirán a 100 millones, las modificaciones del Plan General Metropolitano de Barcelona significarán 60 millones y el estadio Johan Cruyff, ya construido, añade 20 millones de euros al total (en principio debía de haber costado 4 millones).

Edificios / Proyecto

Costes de construcción

Camp Nou

900 millones

Palau Blaugrana

420 millones

Urbanización / Oficinas / Hotel

100 millones

Modificación PGM

60 millones

Estadio Johan Cruyff

20 millones

Situación financiera "dramática"

Cabe recordar que, el pasado mes de agosto, el FC Barcelona declaró una deuda neta de 1.350 millones de euros y un patrimonio neto negativo de 451 millones. "La situación financiera es dramática", aseguró un Joan Laporta que, a su vez, reconoció que el préstamo final de Goldman Sachs se eleva a 595 millones, tras tener que pedir un préstamo puente de 80 millones para afrontar pagos urgentes, mientras que el tipo de interés es muy bajo —de apenas el 1,9%—, en una señal inequívoca de la confianza que tiene la entidad financiera hacia el club.

¿Cómo se pagarán las obras?

Una situación crítica que se hace patente también en el fair play financiero, pues el club no puede inscribir a nuevos jugadores a menos que libere decenas de millones en salarios de la primera plantilla de fútbol masculino. De ahí que no pueda poner fondos propios a la construcción del nuevo Espai Barça. En el proyecto inicial aprobado en 2014, la directiva de Bartomeu se comprometió a invertir 200 millones de fondos propios en las obras, por los 200 millones de euros de un préstamo bancario y 200 millones más que se generaría de la venta del apellido del Camp Nou (naming rights). Sin embargo, el club no tiene ahora mismo dinero y tiene que buscar liquidez en otra entidad.

Las obras cuestan 1.500 millones y el Barça tiene previsto pedir ese dinero a Goldman Sachs, que ya se posicionó como la mejor opción durante el mandato de Bartomeu para llevar a cabo la financiación del Camp Nou y del resto de edificaciones. Las obras se pagarán con un crédito a 35 años, con los primeros cinco años de carencia; es decir, sin que el Barça tenga que devolver un euro hasta que termine la construcción.

¿Cómo se devolverá el préstamo? Según explicó recientemente el CEO (director ejecutivo) del Barcelona, Ferran Reverter, el nuevo Espai Barça generará 200 millones de euros más de lo que actualmente ingresa la entidad por sus instalaciones. El 33% de esos 200 millones (66 millones) se destinará a Goldman Sachs, una cifra que subirá, según el mismo Reverter, "hasta un 40 o un 43% debido a los intereses".

¿Cuándo empezarán?

La construcción del nuevo Espai Barça debería empezar en verano de 2022 con las primeras intervenciones en el Camp Nou, siempre que el club consiga la financiación y la preceptiva licencia antes de que termine la presente temporada. De esta forma, si todo sigue su curso previsto, el estadio estaría acabado y a punto para la inauguración en el último trimestre del año 2025. El nuevo Palau Blaugrana se empezará a principios de 2024 para estar terminado a finales de 2026, mientras que las obras del campus —edificios de oficinas, hotel, urbanización...— irán de principios de 2025 hasta los últimos meses de 2027. Con las obras, el Camp Nou pasará a tener unos 6.500 espectadores más, de los 98.500 actuales hasta los 105.000.

Este domingo, tras la aprobación en referéndum telemático de la financiación de Espai Barça, Laporta no quiso dar muchos detalles de las obras, limitándose a decir que la capacidad del estadio menguará en los próximos años durante la reforma y que el primer equipo se trasladará la temporada 2023/24 a jugar en otro estadio —Montjuïc es el que gana más enteros, aunque de momento el presidente azulgrana sigue sin confirmarlo públicamente—. "Me excito cuando veo las maquetas del Camp Nou y del Palau", aseguró un entusiasmado Joan Laporta ante el nuevo proyecto que pretende cambiar de manera significativa tanto el Barça como la ciudad de Barcelona.

A continuación