Las razones por las que Vrsaljko lloró en el Oporto-Atlético

El jugador croata ha sufrido un infierno en forma de lesiones y ayer cumplió a la perfección como central.

David Vinuesa

Fue una de las imágenes de la noche y de lo que va de temporada para el Atlético de Madrid. Justo después del 0-2 de Correa que sentenciaba el partido ante el Oporto y el pase a octavo, Vrsaljko se rompían en llanto en pleno partido. Ademas, ya en el vestuario, la imagen se volvió a repetir con el jugador croata muy emocionado y arropado por sus compañeros.

¿Por qué lloró Vrsaljko? ¿Fue simplemente por la clasificación del Atlético de Madrid para los octavos de final? No, no solo fue por eso. El lateral croata rompió a llorar por ver la luz al final de un túnel que, por momentos, casi le deja fuera de los terrenos de juego de manera definitiva. No solo del Atlético sino de cualquier otro equipo.

Vrsaljko tuvo en 2017 y 2019 graves problemas en una de sus rodillas, incluyendo rotura del ligamento cruzado anterior. Por todo ello tuvo que ser operado hasta en tres ocasiones. Tuvo todo tipo de complicaciones y el Atlético optó por cederle al Inter de Milán tras su recuperación para que ganase de nuevo confianza. No funcionó y volvió al conjunto rojiblanco donde ha vivido nuevamente todo tipo de situaciones desagradables, siempre alrededor del temas de las lesiones.

Anoche en Oporto, Sime fue titular aunque fuese por las ausencias de Giménez, Savic y Felipe y vivió en primera persona la tensión de jugar como central en un equipo que ahora mismo está muy desequilibrado en tareas defensivas. Su pasado en los quirófanos, su falta de minutos, los problemas físicos y la tensión de jugar en una posición que no es la suya le hizo reventar mentalmente cuando vio que el partido por fin se decantaba para el lado rojiblanco. Ahí rompió a llorar. También lo hizo más tarde en los vestuarios.

En el Atlético emocionó el gesto de Vrsaljko y tanto sus compañeros como el cuerpo técnico lo valoraron. Simeone, incluso, habló de él en sala de prensa: "Me pone muy contento por él. Todo el segundo tiempo jugó con la cara lastimada. Esto hace bien cuando uno le dice al grupo que todos son importantes y que el que juega menos le toca aparecer en algún momento. Había jugado en pretemporada ahí, porque tiene fuerza, velocidad, cabecea y también tiene pase interior. Cumplió con todos los requisitos".

A continuación