Roja y ataque de ira de Quique Sánchez Flores contra el árbitro

El entrenador azulón mantiene que no le dijo absolutamente nada al colegiado como para que le expulsase.

David Vinuesa

El nivel del arbitraje en España sigue dejando mucho que desear y casi todas las noticias que surgen alrededor de ellos acaba no suele aumentar su nota media de este curso. El último episodio con un colegiado de por medio tuvo lugar en el empate a cero entre Getafe y Athletic que cerró la jornada número 16 en Primera División.

Justo después del pitido inicial se pudo ver al técnico local, Quique Sánchez Flores dirigirse al colegiado Figueroa Vázquez y rápidamente el colegiado, con una actitud bastante chulesca, le mostró la roja a Quique. Fue ahí cuando el técnico del Getafe enloqueció de ira y tuvo que ser separado por miembros de su cuerpo técnico y de la plantilla para no irse directamente a por el árbitro.

"No lo sé, hice un comentario rápido y al segundo me dijeron 'expulsado' y ahí me sentí mal. Es algo que debo contener, me arrepiento de que haya sido así. Sentirse expulsado en un partido con fricción, muchas faltas... al sentirse expulsado así me he sentido desprotegido. No he controlado mi ira. Sentirse expulsado me ha parecido injusto. Era imposible dialogar. Me gustaría hablar del partido. Ahora mismo solo sé que estamos con pulsaciones muy altas. Cuando expulsas a alguien tiene que ser una acción muy punible. Casi es mejor pasar página y hablar del partido", comentó Quique.

Ahora el técnico se enfrenta a una posible sanción que podría dejarle fuera de los banquillos más de los dos partidos que por reglamento debería cumplir por la roja.

A continuación