Se cumple un año de la muerte de Maradona: ¿qué ha pasado con su herencia?

El Pelusa amasó durante su carrera una fortuna que, según un abogado cercano a él, "supera los 500 millones de dólares".

Guillermo Domínguez

Este jueves, 25 de noviembre de 2021, se cumple un año de la muerte de Diego Armando Maradona, considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos, incluso por delante de figuras de la talla de Pelé, Alfredo di Stéfano, Leo Messi o Johan Cruyff. Simplemente El Pelusa, un futbolista extraordinario. Una estrella del deporte muy polémica, pero indudablemente carismática, cuyo nombre ha dado lugar incluso a una religión (la Iglesia maradoniana fue fundada en la ciudad de Rosario el 30 de octubre de 1998, coincidiendo con el vigésimo octavo cumpleaños del astro argentino).

La vida de Maradona, plagada de auténticos escándalos, ha dado para varios seriales. Barrilete Cósmico falleció a los 60 años en su casa de Tigre, a las afueras de Buenos Aires, tres semanas después de ser operado de un coágulo en el cerebro. Tras la muerte del Diego, muchas miradas se fijaron en los profesionales encargados de cuidarlo, por supuestas negligencias, lo que derivó en la imputación de siete personas por presunto "homicidio simple con dolo eventual".

Matías Morla, el enemigo de las hijas

De forma paralela, siguen los cruces dentro del entorno de Maradona, como el que tienen Dalma y Gianinna con el abogado Matías Morla, amigo y representante del ídolo, a quien acusan de ser uno de los máximos responsables de su muerte junto al neurocirujano Leopoldo Luque. También la Justicia deberá dirimir, tras las correspondientes pruebas de ADN, si otras dos mujeres —entre ellas una joven de La Plata, de 25 años, llamada Magalí Gil— son hijas de Diego, algo crucial para repartir la millonaria (y hasta ahora difícil de cuantificar) herencia del astro.

Sin embargo, un abogado cercano al exjugador ha dicho recientemente que Maradona ganó más de 500 millones de dólares entre su carrera en el fútbol y los distintos patrocinios. Tras su muerte empezaron a hacerse públicas distintas propiedades y tesoros que guardaba el ídolo argentino, con la pertinente disputa por su herencia. Sin embargo, esos 500 millones de dólares fueron gastados en distintos bienes y propiedades que poco a poco han ido saliendo a la luz.

De esta manera, la cifra real de dinero que Maradona tenía cuando murió no es nada fácil de calcular, pero eso no privó a los herederos de comenzar una batalla por llevarse su parte. Tras las primeras investigaciones, la Justicia argentina confirmó que sólo tenía 6 millones de euros entre todas las cuentas que El Pelusa poseía en Dubai, Suiza, Bielorrusia, Italia, México y Argentina. No obstante, desde su país apuntan que Diego podía acumular bienes por valor de 100 millones de dólares, a la que se le suma una enorme cantidad de dinero en negro que ascendería a los 80 millones que manejaba su exabogado Matías Morla.

Este mismo letrado es el que mantiene un litigio con los cinco hijos reconocidos de Diego por la marca personal del exjugador argentino (MARADONA), la cual seguiría dando beneficios a través de series, libros, merchandising, etc... después de su fallecimiento. Los hijos arremeten contra Morla por haberse apropiado de los derechos de su padre, por lo que han decidido demandarle por fraude y apropiación. Su defensa solicitó al juez que está encargado del caso que el abogado no "ceda, venda, transfiera o disponga de cualquier modo de todas o de alguna de las marcas MARADONA de las que ilícitamente se apoderó o apropió".

Coches, propiedades... y otros caprichos

Maradona gastó a lo largo de su vida el dinero en propiedades, coches, inversiones y demás caprichos. Entre los más conocidos, sus apartamentos en Buenos Aires, en la esquina entre las calles Segurola y Habana, que terminó siendo un lugar de peregrinación de sus aficionados en su muerte, o en Puerto Madero.

Sus propiedades inmobiliarias también le generaron polémicas en sus matrimonios, como con Claudia Villafañe, a la que se responsabilizaba por 80 millones de pesos que, presuntamente, gastó en seis propiedades en Estados Unidos. Finalmente, tras varias operaciones, de estas sólo quedaron dos viviendas en poder de Maradona en Miami.

El Diez también era un gran aficionado a los coches de lujo y poseía una amplia colección esparcida por todo el mundo, como un Rolls Royce en Dubai o un 4x4 anfibio en Bielorrusia, además de una colección de Ferraris y algún que otro deportivo de alta gama.

A todas estas compras del argentino se le suman los regalos que recibió a lo largo de los años. Muchos de ellos se descubrieron unas semanas después de su fallecimiento en un trastero en argentina: una carta de Fidel Castro, la guitarra con la que Andrés Calamaro compuso la canción Maradona o un balón de platino que le otorgó la FIFA.

maradonafidelcastro.jpeg
Diego Maradona, junto a Fidel Castro.

"No les voy a dejar nada"

Sin embargo, todos estos objetos terminarán cumpliendo la última voluntad de Maradona, que era donarlos a la beneficencia. Y es que el exdeportista ya había dejado claro que no dejaría nada de herencia. "Yo sé que ahora, cuando uno se va haciendo más viejo, se preocupan más por lo que dejas que por lo que estás haciendo. Lo único que les digo a todos es que no les voy a dejar nada", explicó.

En este sentido, el abogado de Matías Morla, Mauricio D'Alessandro, ha relatado cómo Maradona se encargó de dejar la herencia más pequeña posible. "No hay propiedades en el acervo sucesorio de Diego Armando Maradona. Sí hay donaciones por anticipo de herencia y donaciones porque se le antojó a Diego, respecto de algunos bienes que en principio estarían dentro de la posibilidad de estar, que es un tercio del total patrimonio. No hay nadie que haya pasado por el entorno de Maradona, teniendo alguna cercanía íntima, y que no se haya llevado algún bien", aseguró tras la muerte del Diez.

A continuación