El Betis se mete en dieciseisavos de la Europa League y la Real Sociedad se la jugará en la última jornada

Los verdiblancos se ven también beneficiados por la victoria del Bayer Leverkusen en Escocia. Goles de Tello y Canales. Claudio Bravo se lesionó.

LD / Agencias

El Real Betis ha superado por 2-0 al Ferencváros y, con el triunfo del Bayer Leverkusen sobre el Celtic (3-2), sella de manera matemática su pase a dieciseisavos de final de la Europa League, dentro de un Grupo G ya sentenciado en la penúltima jornada.

Los de Manuel Pellegrini no fallaron ante el colista en un buen partido para enderezar el billete. Después, de Alemania llegaron noticias buenas y malas, y de nuevo buenas con el triunfo alemán sobre los escoceses para que el Betis no se la tuviera que jugar en Celtic Park el 9 de diciembre, aunque tampoco opte a ser primero.

El gol de Tello a los cinco minutos sirvió una tarde perfecta en el Benito Villamarín. Sin embargo, los locales se relajaron, perdieron tensión y balón. Pellegrini despertó a los suyos y se sucedieron las ocasiones béticas antes del descanso. Canales rozó el gol, también Guido Rodríguez en un córner o Borja Iglesias, mano a mano con el portero. El Panda también tuvo el 2-0 que le sacó su compañero Miranda.

Con el Betis vivo y con ganas, el gol era cuestión de tiempo y llegó en la reanudación, com un perfecto disparo de Canales con rosca a la escuadra. El cuadro húngaro firmó la rendición y el Betis perdonó la goleada aunque lamentó la lesión de Claudio Bravo. En el otro partido, el Celtic remontó por momentos un 1-0, pero el Bayer hizo dos goles en los últimos diez minutos. El equipo alemán será primero, el cuadro español será segundo y el Celtic, tercero, con una última jornada sin más cuentas para el Betis.

La Real, obligada a ganar al PSV

Peor le han ido las cosas a la Real Sociedad, que ha perdido frente al AS Mónaco en el Stade Louis II (2-1) e hipoteca sus opciones de clasificarse para los dieciseisavos de final, tras jugar un mal partido en el que naufragó en defensa en la primera mitad y que le obliga ahora a ganar al PSV Eindhoven en la última jornada en el Reale Arena.

El encuentro se resolvió en este primer período, en unos minutos locos, en los que marcó el conjunto monegasco por medio de Golovin (28’) y respondió siete minutos después Alexander Isak para empatar tras una asistencia de Januzaj. Fofana a balón parado hizo el 2-1 sólo tres minutos después.

En la segunda mitad, a pesar de la mejora visitante, el equipo de Imanol Alguacil no tendría opciones serias de darle la vuelta al partido o al menos empatar, lo que tampoco habría valido de mucho, por lo que la Real se ve abocada ahora a vencer en la última jornada al PSV.

A continuación