España cae con honor y polémica ante Francia y se queda sin Liga de Naciones (1-2)

Oyarzabal adelantó a España y Benzema empató un minuto después. Mbappé marcó en fuera de juego y la UEFA da un argumento insostenible.

Libertad Digital

Hay formas de perder, pero nadie puede decir que España no dio la cara esta noche en San Siro. El equipo de Luis Enrique fue mejor que Francia durante muchos momentos de la final de la Liga de las Naciones, pero los bleus acabaron aliándose con el árbitro Anthony Taylor para remontar el duelo (1-2) y acabar llevándose el gato al agua.

Mikel Oyarzabal adelantó a la selección española en el 64’, pero Karim Benzema, que siempre aparece cuando tiene que aparecer, empató el duelo con un golazo sólo un minuto después. La gran polémica de la noche llegó con la jugada del segundo gol de los galos, obra de Kylian Mbappé a diez minutos del final del tiempo reglamentario: el delantero batió a Unai Simón en fuera de juego. Cuando todo apuntaba a que el VAR acabaría anulando el gol, el 1-2 subió al marcador pese a que el crack del PSG estaba en posición antirreglamentaria al recibir el pase de Theo Hernández.

fuerajuego-mbappe.jpg

La explicación de la jugada puede estar en la actuación de Eric García. Después de que el balón saliera de los pies de Theo, el central del Barcelona llega a rozar la pelota para tratar de evitar que le llegase a Mbappé, pero sin éxito. De esta manera ese leve toque es el que podría habilitar la posición de un Kylian Mbappé que ya no miró hacia atrás y acabó batiendo a Unai.

No pudo ser para esta selección española de Luis Enrique, que al igual que en la Eurocopa —entonces su verdugo en semifinales fue Italia— se quedó muy cerca de lograr algo más grande. Con Gavi de nuevo en el once titular, en una clara muestra de la decidida apuesta del asturiano por la juventud, España le quitó la posesión a Francia (64%) y fue mejor durante muchos minutos, pero los picotazos de dos de los mejores delanteros del mundo bastaron para evaporar sus esperanzas.

El primer asalto fue de ligera superioridad española. 45 minutos en los que predominaron el orden, la prudencia y el respeto entre dos de los tres últimos campeones del mundo, que se sabían tan talentosos como le presuponían esa calidad a su rival. De hecho, lo más relevante de toda la primera mitad fue una posible mano de Jules Koundé dentro del área francesa que el árbitro Anthony Taylor mandó al limbo, sin consultar tan siquiera la pantalla del VAR. España se apoderaba de la pelota, pero su único acercamiento era un tímido disparo de Pablo Sarabia. Francia ni eso, y además perdía por lesión al borde del descanso a Varane, reemplazado por Upamecano.

Mbappé no desaprovecha la ayuda de Taylor

Más de lo mismo al comienzo de la segunda parte. Sin embargo, una vez madurado el partido tras un tenso letargo, todo estalló en dos minutos absolutamente locos. En ese breve período de tiempo estuvo a punto de adelantarse Francia, lo consiguió por contra España y acto seguido encontró la réplica.

Fue Theo Hernández quien amenazó con un disparo al larguero, pero Oyarzabal quien levantó los brazos en la siguiente jugada. El delantero de la Real Sociedad recibió un pase en profundidad de Busquets, salió airoso del cuerpeo con Upamecano y fusiló sin piedad a Hugo Lloris. Cuando España todavía celebraba, Benzema abrió su amplio catálogo de habilidades y seleccionó una de sus productos más selectos. Con tanta calma como talento, recibió en el pico del área y dibujó una rosca espectacular a la escuadra de Unai Simón, quien rozó la pelota pero no pudo evitar que la pelota se colase en su portería.

Se igualaron las fuerzas, la selección española cada vez más incisiva con la posesión y los bleus acariciando la posibilidad de otro contraataque letal, hasta que llegó la polémica a San Siro. Mbappé recibió un pase en claro de juego, pero Eric García intentó cortar la pelota lanzándose al suelo y el árbitro interpretó que era una nueva jugada. En medio de la confusión, el delantero del PSG no perdonó en el mano a mano con Unai Simón.

De nada sirvieron las amargas quejas del equipo español, que tenía diez minutos, más el descuento, para lanzarse a por el empate. Y a punto estuvo de conseguirlo, sobre todo con una volea de Oyarzabal que encontró la respuesta de Hugo Lloris, muy ágil para irse abajo. Ya en el minuto 94, con Unai sumado a la carga español en un córner, el balón cayó en los pies de Yeremy Pino, que chutó con fuerza y el delantero canario del Villarreal se topó con el portero galo.

Fue el meritorio epílogo de un equipo español que se marcha de Italia sin título pero con la sensación de que su nuevo proyecto se sigue afianzando a marchas forzadas. La histórica victoria ante Italia en semifinales y llevar al límite el campeón mundial conforman un bagaje notable, más allá de que la copa va a acabar viajando a París. Por su parte, Francia redondea un palmarés inédito: el Mundial, la Eurocopa, la Copa Confederaciones y la Liga de las Naciones ya están en sus vitrinas.


Ficha técnica

España, 1: Unai Simón; Azpilicueta, Eric García, Laporte, Marcos Alonso; Busquets, Rodri (Merino, m.84), Gavi (Koke, m.75); Sarabia (Yeremy Pino, m.61), Oyarzabal y Ferran Torres (Fornals, m.84)
Francia, 2: Lloris; Koundé, Varane (Upamecano, m.42), Kimpembe; Pavard (Dubois, m.80), Pogba, Tchouaméni, Theo Hernández; Griezmann (Veretout, m.92), Benzema y Mbappé

Goles: 1-0, m.64: Oyarzabal; 1-1, m.65: Benzema; 1-2, m.81: Mbappé
Árbitro: Anthony Taylor (ENG). Mostró tarjeta amarilla a Pogba (m.46), Koundé (m.55) y Mbappé (m.89), de Francia; y a Laporte (m.86), de España
Incidencias: Final de la Liga de Naciones 2020/21 disputa en el Estadio Giuseppe Meazza de Milán ante unos 34.000 espectadores, entre ellos cerca de 3.000 aficionados españoles

A continuación