Cristiano Ronaldo vuelve al Manchester United con dos goles ante el Newcastle (4-1)

Los goles del portugués sirvieron para romper el empate hasta en dos ocasiones.

Víctor Garcés

Cristiano Ronaldo es el hombre que todo el mundo esperaba antes del partido, y no ha defraudado. Como si nunca se hubiera ido. Como si el tiempo se hubiera parado cuando en 2009 decidió marcharse al Real Madrid para forjar una leyenda en la capital española y convertirse en uno de los mejores jugadores de la historia.

El portugués ha vuelto a debutar 17 años después con el Manchester United, se marchó siendo balón de oro y dejando goles de todo tipo, pues en la tarde del sábado se volvió a vestir de rojo y lo hizo en casa. El portugués saltó al campo de titular y disputó los 90 minutos, 90 minutos en los que le dio tiempo a marcar dos goles y a poner a todo Old Trafford de nuevo a sus píes 12 años después.

47 minutos es lo que ha necesitado el ‘7’ para hacer su primera y no última diana. El tanto no ha sido nada del otro mundo, Cristiano aprovechó un fallo del portero para meter la pelota en la red a bocajarro, pero él era el único que vio el posible fallo del portero y el único que estaba ahí para materializarlo, un alma de ‘killer’ que bien necesitan lo ‘Red Devils. Un gol psicológico que mandaba al Manchester United con ventaja al descanso.

Al comienzo de la segunda parte, un buen contragolpe del Newcastle que convirtió el español Javier Manquillo, puso las tablas en el marcador, y Cristiano no tardó más de cinco minutos en darle la ventaja a su equipo con, esta vez sí, un buen gol con gran despeje y mejor finalización bajo las piernas de Woodman.

Los otros dos goles del United los firmaron el otro astro portugués del United, Bruno Fernandes que, asistido por Pogba, ejecutó un misil lejano a la escuadra de Woodman y no pudo hacer nada. Por último, Paul Pogba se inventó una jugada en la frontal del área que acabó con un gol muy estético de Lingard.

"No he venido a estar de vacaciones", dijo Cristiano días después de su fichaje, y bien ha demostrado que su hambre es imperecedera, sus actuaciones ya le avalan. En un equipo que lleva ocho años sin ganar la Premier y trece sin tocar la Champions, la ilusión del astro portugués es más que necesaria. Por fin el United puede luchar por todo.

A continuación