Encuentro en Valdebebas de Florentino Pérez con Zidane y Sergio Ramos

Florentino Pérez estuvo en Valbebebas para la fotografía de la temporada. Coincidió con Ramos y Zidane en un contexto tenso por el futuro de ambos.

Sergio Valentín

Este jueves ha sido especial en Valdebebas. La derrota ante el Shakhtar Donestk no varió los planes y se llevó a cabo la tradicional fotografía de la temporada. Cuerpo técnico, futbolistas y... ¡Florentino Pérez! El presidente, por lo tanto, coincidió con Zidane, respaldado por la Junta Directiva tras la asamblea del miércoles, pero más cuestionado que nunca, y con los futbolistas. Y entre ellos estaba Sergio Ramos, con quien todavía no ha llegado a un acuerdo para renovar un contrato que finaliza en junio del año próximo.

Fuentes del Real Madrid, consultadas por Libertad Digital, afirman que no se han tratado temas importantes durante la sesión de fotos. El presidente ha saludado a todos los futbolistas, al cuerpo técnico, pero no ha tenido un aparte con Zidane o Ramos para hablar de los asuntos anteriormente citados. "Asuntos de carácter informal", cuentan.

Y es que las fotografías se han tomado en el pabellón de entrenamiento que estaba repleto de personas. Además de los futbolistas, estaba el cuerpo técnico completo, empleados, cámaras de Real Madrid Televisión, fotógrafos, personas de protocolo... Por no haber, no ha habido charla de Sergio Ramos a la plantilla. El capitán intenta cambiar la imagen del equipo y habla con sus compañeros siempre.

Situación de Zidane y Sergio Ramos

La renovación de Sergio Ramos está entrenando en un terreno peligroso si se pretende la continuidad del defensa, y esa es la intención del club. Fuentes de ambas partes reconocen la dificultad para llegar a un acuerdo pero coinciden en señalar el contexto especial de la covid19 como responsable de que todavía no se haya llegado a un punto en común. No hay amenazas o ultimátums. Lo importante es que Sergio Ramos quiere seguir y Florentino Pérez que Sergio continúe.

El Real Madrid cerró el balance económico de la pasada temporada con un superávit de 313.000 euros. Un beneficio mínimo, pero positivo. Y esto, con reducción de salarios, renuncia a las primas por los jugadores, venta de futbolistas importantes y sin haber fichado en el último mercado. La Junta Directiva aprobó las cuentas y el presupuesto de la temporada 2020-21 con 618 millones, un 14% menos. Son 300 millones menos respecto al anterior presupuesto. Esto es solo un indicativo de por qué la renovación de Sergio Ramos ahora es especialmente complicada. La vuelta del público a las gradas y la apertura del Santiago Bernabéu sería un alivio para el club y daría cierta seguridad para afrontar esta ampliación de contrato. Presupuesto, por cierto, que tendrá que aprobarse en la Asamblea de Socios que, finalmente, se hará el 20 de diciembre.

Otro asunto bien diferente es el de Zidane. Florentino Pérez no está tranquilo con la situación del equipo y la dinámica actual de resultados. Caer en Champions League sería un palo muy duro en lo deportivo y en lo económico. Desde la planta noble se transmite cierta confianza hacía Zidane y niegan que tenga un ultimátum ante el Sevilla o el próximo miércoles ante el Borussia. No quieren sentenciar en función de un único partido, pero sí admiten estas fuentes que todo tiene un límite y que los resultados mandarán al final. También con Zidane, leyenda del Real Madrid y persona a la que Florentino Pérez tiene especial cariño desde hace dos décadas.

A continuación