Djukic: "Los partidos hoy en día no se ganan por 4-3 o 5-4, sino por 1-0"

Libertad Digital habla en exclusiva con Miroslav Djukic en el noveno episodio de su serial de entrevistas a entrenadores.

David Vinuesa / Dani Blanco

Libertad Digital prosigue con su serial de entrevistas a entrenadores tras las realizadas a Pacheta, Paco Jémez, Asier Garitano, Irene Ferreras, Míchel González, Julio Velázquez, José Luis Oltra y Martín Lasarte. En el noveno episodio de este serial hemos contado con Miroslav Djukic. El que fuese central del Súper Dépor y campeón de Liga con el Valencia lleva años acumulando experiencia como entrenador en equipos como Partizán de Belgrado, Hércules, Valladolid, Valencia, Córdoba, Al-Shabab y, en último lugar, el Sporting de Gijón. También pasó por la selección sub-21 y la absoluta de Serbia.

Pregunta: Está en Serbia ahora mismo e imagino que viendo mucho fútbol para no perderse nada de lo que está sucediendo, ¿verdad?

Respuesta: Efectivamente. Viendo mucho fútbol, sobre todo la Primera y Segunda división española. Estoy muy tranquilo aquí en Serbia, en mi pueblo y de momento toca esperar para ver si sale alguna oportunidad para volver a trabajar.

P: Últimamente está entrenando más en Segunda División. De hecho su última experiencia ha sido en el Sporting de Gijón. ¿Es importante no perder de vista este tipo de categorías aunque Primera llame más la atención?

R: Por supuesto. El último trabajo que tuve fue en Gijón y al final ambas ligas en España son muy competitivas y es el fútbol que más conozco. Sinceramente es el lugar donde más me gustaría trabajar.

P: Tácticamente, ¿cómo le gusta a Djukic que jueguen sus equipos? ¿Mira más al rival que a su equipo?

R: Digamos que al principio siempre quieres que tu equipo dependa de sí mismo. Quieres que tenga su propia filosofía y su propio estilo de juego, pero luego siempre hay matices que te marca el rival y eso es lo que te hace prestar más atención a ciertas cosas. En mi caso yo prefiero mirar más a mi equipo.

P: En ocasiones charlando con algunos futbolistas o entrenadores nos comentan que jugar en Segunda, a veces, es incluso más duro que hacerlo en Primera porque los campos son más pequeños, el fútbol es más tosco, menos vistoso... ¿Qué diferencia ve usted en ambas categorías a nivel de juego?

R: Segunda es muy competitiva y la defensa, por ejemplo, ocupa una parte muy importante de la estrategia de los equipos. Es una prioridad defender bien en esta categoría y luego esperar a que los detalles definan al ganador. Es muy táctica, muy dura, trabada, complicada y hay que cuidar muchísimo los detalles. No hay tanta calidad como en Primera, pero es muy competitiva.

P: En una entrevista usted comentaba que era un futbolista callejero. A los entrenadores les gusta más el orden que el desorden, pero ¿se está perdiendo ese fútbol de la calle por un fútbol más gobernado por la táctica?

R: Sí, es obvio. Cada vez hay menos jugadores que marcan diferencias con desborde o con regate. Son un tipo de jugador más obediente, que basan su juego en la disciplina táctica y cada vez se están perdiendo más esos futbolistas que desbordan y que buscan el uno contra uno. Ahora hay mucho más orden táctico. En las escuelas, desde la formación, se aprende ese rigor táctico que va restando espacio al atrevimiento y a desbordar, por ejemplo, en zonas en las que quizá no se debería hacer por si pierdes la pelota, pero que antes sí se hacía más. Está desapareciendo este tipo de jugador.

P: Paco Jémez nos comentó en la entrevista que tuvimos con él que, inconscientemente, a veces podía centrarse más en el defensa porque él fue central. Usted también fue un central de élite. ¿Le pasa lo mismo con los defensas?

R: En todos los deportes de élite, el éxito depende de una buena defensa. Para conseguirlo hay que funcionar bien ahí. Hoy por hoy los partidos no se ganan por 4-3 o 5-4 sino que se ganan por 1-0. A día de hoy casi todo es defender bien y luego buscar algo que decante la balanza a tu favor. Es muy difícil en la actualidad ser un equipo dominador porque para ello necesitas mucha calidad y jugadores que normalmente solo tienen unos pocos equipos o entrenadores. Los que entrenamos a equipos que no tienen esos privilegios tenemos que darle mucho protagonismo a la defensa. Por eso nos centramos mucho en esa parte del juego. Si no tienes jugadores desequilibrantes tienes que dar mucho protagonismo a la defensa.

P: ¿Nota que cada vez hay menos tiempo para trabajar desde el punto de vista del entrenador?

R: Sí, porque para cualquier trabajo lo que se necesita es tiempo y a día de hoy estamos viendo demasiada desesperación por buscar los resultados. Todo el mundo depende de ellos y así es complicado conseguir automatismos dentro de un equipo. Los automatismos se consiguen repitiendo una y otra vez las cosas y para eso necesitas tiempo. Eso no pasa hoy por hoy. Tienes que hacer que el equipo funcione rápidamente y que además logre buenos resultados para que puedas seguir haciendo ese trabajo.

P: Le pregunto por el falso 9 o por la ausencia del delantero centro en algunos equipos. Usted como entrenador y como excentral, ¿le parece más fácil para las defensas frenar a equipos que carecen de un referente claro en ataque?

R: Es algo que depende mucho del equipo que tengas. El falso 9 se hizo famoso en el Barcelona cuando Messi jugaba fuera de la zona de los centrales y ellos no tenían referencias. El Barcelona tenía muchos jugadores de calidad en la segunda línea y eso hacía que fuese más difícil el trabajo de los defensas. Los hay que necesitan tener 'carne' para poder fijar al delantero o a los atacantes. Lo que pasa es que para hacer lo que hizo el Barcelona tienes que tener jugadores tan buenos como ellos tenían. Si no los tienes se convierte en un juego en el que nunca llegas arriba. Es un lujo que solo pueden tener algunos equipos si tienen jugadores como tenía el Barça. Normalmente los equipos tienen y deben tener una referencia que te haga llegar más rápido al área.

P: ¿En qué ha cambiado el central desde su época hasta la que vivimos ahora?

R: Ha cambiado mucho. Yo era un central al que le gustaba mucho salir desde atrás e ir hacia delante con el balón jugado. Muchos entrenadores me decían que no lo hiciera o me echaban la bronca por hacerlo (risas). Me pedían ser expeditivo y no complicarme. Ahora los centrales saben tocar la pelota y pueden jugar desde atrás. Los porteros son los primeros en hacer superioridad tocando el balón y eso también cambia la forma de ver la defensa. Ahora se puede atraer al rival y ganar esa primera línea que hace que tengas mucho ganado de cara al ataque. Pero como he dicho antes, todo depende de si tienes jugadores o no para hacer ese tipo de salida. Si no los tienes es mejor jugar simple y evitar fallos.

A continuación