Nuevo capítulo en el caso Messi: no acude a entrenar y puede ser suspendido de empleo y sueldo

El futbolista argentino, que ha incurrido en falta grave según el convenio colectivo, no se considera ya jugador del Barça.

Joana Pardeiro

El caso Messi sigue escribiendo capítulos y, en este último día de agosto, ha sumado uno más: no se ha presentado al primer entrenamiento de la era Koeman con el FC Barcelona.

Tras expresar su deseo de salir del club azulgrana, el envío del burofax y su intención de acogerse a la cláusula de su contrato que le permite rescindir unilateralmente y no presentarse a las pruebas PCR, el argentino se mantiene firme en su postura, por lo que sigue agravando su situación en la Ciudad Condal.

De hecho, empieza a ser costumbre que el argentino incumpla sus obligaciones: ya lo hizo el domingo al no presentarse en la Ciudad Esportiva de Sant Joan Despí para someterse al test de coronavirus y, este lunes por la tarde, lo ha vuelto a hacer: no ha acudido a entrenar. De esta manera, y según el convenio colectivo de la Liga-AFE, Leo Messi ha incurrido en una sanción que considera grave "la primera y segunda falta de asistencia al trabajo, sin causa justificada, no tratándose de un partido".

Llegados a este momento y dada la gravedad de la situación, Leo Messi podría ser sancionado por el Fútbol Club Barcelona con la "suspensión de empleo y sueldo de dos a diez días" después de incumplir su obligación y no presentarse a la primera sesión de pretemporada cuando aún pertenece a la disciplina azulgrana, aunque el futbolista no lo crea así.

Y, si la actitud del 10 del Barça persiste en las próximas horas, estaríamos ante una falta no grave, sino muy grave conforme recoge el citado convenio colectivo: "La tercera y sucesivas faltas de asistencia al trabajo, sin causa justificada, cometidas en el período de una temporada, bastando una sola ausencia cuando se trate de un partido oficial. Será falta grave la no asistencia que se produzca en un partido que no tenga el carácter de oficial".

Y, en este caso, las sanciones se incrementarían con la suspensión de empleo y sueldo de once a treinta días o imponer al jugador una multa de hasta el 25% de su salario mensual.

Sin embargo, hasta el momento, el Barcelona no se ha planteado sancionar al capitán azulgrana. Además, desde el club no quieren actuar de forma precipitada ni avivar más el fuego, pues siguen confiando en reconducir la situación con Messi.

A continuación