La demanda del Barcelona no asusta a Rousaud que insiste: "Hay corrupción"

El exvicepresidente de la Junta de Bartomeu no tiene miedo a las acciones legales del club.

Libertad Digital

No pasa ni un solo día sin que el Barcelona tenga un nuevo episodio de su culebrón particular. Todo empezó con la dimisión de seis directivos, entre ellos Emili Rousaud, que dijo a las claras que en el Barcelona "hay corrupción". Justo después de este episodio, demanda del club presidido por Josep Maria Bartomeu.

Este fue el comunicado oficial:

Ante las graves e infundadas acusaciones formuladas por el señor Emili Rousaud, ex vicepresidente institucional del Club, en varias entrevistas a medios de comunicación, la Junta Directiva niega categóricamente cualquier acción susceptible de ser calificada de corrupción y, en consecuencia, ha acordado interponer la correspondiente acción penal.

El FC Barcelona no puede tolerar acusaciones que perjudican gravemente la imagen de la institución. La acción penal que se interpondrá es en defensa de la honorabilidad del Club y de sus trabajadores. Por otra parte, estas manifestaciones se realizaron sabiendo de la existencia de una auditoría en curso que ha de poner el punto final a esta cuestión.

En este sentido, la Junta quiere subrayar que, a raíz de estas acusaciones, PriceWaterhouseCoopers (PWC), la compañía encargada de elaborar la auditoría sobre los servicios de monitorización de las redes sociales contratados por el Club, reiteró que sus trabajos todavía están en curso y, por lo tanto, sin ningún tipo de conclusiones provisionales ni definitivas.

PWC también ha manifestado que la auditoría no se ha podido completar porque la actual situación de Estado de Alarma como consecuencia del Covid-19 ha tenido un cierto impacto en el desarrollo de determinados procedimientos de análisis, en la medida que son procedimientos que se deben llevar a cabo de forma presencial, y que las diferentes líneas de investigación que han definido en su trabajo se han podido realizar con pleno acceso a toda la documentación y a todas las fuentes de información solicitadas al Club.

La Junta considera que la gran virtud de la auditoría encargada a una empresa de gran prestigio como PWC es que habrá hecho un estudio total de todas las cuestiones relativas a estos servicios, que determinará la corrección, o no, de los servicios contratados y, sobre todo, que determinará la existencia, o no, de conductas individualmente determinables que hayan podido perjudicar el Club.

La Junta Directiva ha acordado que, una vez completada la auditoría, analizará el contenido y las conclusiones que se deriven, informará públicamente, y tomará las decisiones y adoptará las medidas que correspondan, en función de su resultado final.

El Barcelona de Bartomeu tomará medidas legales, pero Rousaud ha aceptado el órdago con otro más. En declaraciones nuevamente a RAC1, Emili mantiene sus acusaciones: "Todo lo que dije son cuestiones demostrables u opiniones fundamentadas. Me entristece que el club que amo me ponga una querella, pero no tiene ningún fundamento jurídico. Igual la frase de meter la mano en la caja no es muy afortunada, pero hay que pedir responsabilidades".

Lejos de retirar sus acusaciones, Rousaud las amplía y mantiene que hay gato encerrado en el Camp Nou: "Sabemos que se trocearon los contratos, que una de estas empresas contratadas está en un paraíso fiscal y eso es muy grave. Lo que no sabemos son los motivos. Y son, o que no responde a precio de mercado y hay apropiación indebida o que se contrataron servicios que no eran lícitos. Claramente estamos ante un caso de corrupción. Yo lo denuncié cuando estaba dentro y traté de lavar la ropa dentro de casa y me echaron de casa".

A partir de ahora se espera una nueva reacción del Barcelona en una guerra que parece no tener fin.

A continuación