Iago Herrerín, a punto de llegar a las manos con varios aficionados tras el Athletic-Barcelona de Copa del Rey

El portero del Athletic se vio involucrado en un incidente callejero después de que su equipo eliminara al Barça en cuartos de la Copa del Rey.

Libertad Digital

Sólo unas pocas horas después de que el Athletic de Bilbao venciera al FC Barcelona en San Mamés (1-0), sellando así su clasificación para semifinales de la Copa del Rey, el guardameta Iago Herrerín protagonizó un incidente callejero con varios aficionados del conjunto vasco.

Lo cierto es que el guardameta bilbaíno, de 32 años, está viviendo un calvario esta temporada tras los numerosos insultos que está recibiendo de su propia afición. El pasado 22 de enero, Herrerín fue el héroe en la clasificación del Athletic para octavos de la Copa al detener dos penaltis en la eliminatoria contra el Elche en el Martínez Valero. Y, después de aquel partido en tierras ilicitanas, el arquero estalló. "Llevo un año muy duro, con muchos insultos y criticas, y encima de mi afición. He llegado a casa llorando muchas veces", confesó en zona mixta del Martínez Valero.

"Cuando haces bien te critican, cuando haces mal te critican. Para mí es muy duro ver cómo cada día me insultan y me critican", añadió el meta de Basurto. "Nadie me puede achacar nada de mi profesionalidad (...) Nunca he dicho una mala palabra", apuntó.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de Iago llegó este jueves por la noche, horas después de que el Athletic eliminara al Barça en San Mamés (1-0), en un partido que se decidió gracias al gol de Iñaki Williams en el minuto 93 y a las paradas de Unai Simón, que claramente le ha ganado la partida a Herrerín en la lucha por la titularidad en la portería de los leones.

Y es que Iago se encaró con unos aficionados que le increparon en la calle tras el Athletic-Barça y a punto estuvo de llegar a las manos.

El propio guardameta se defendió en las redes sociales tras ser acusado de haber ingerido alcohol: "La verdad que no había bebido apenas nada. Estaba fuera pidiendo un taxi. Y no hay cosa más bonita que estar escuchando insultos, menosprecios, etcétera, etcétera. Como tú comprenderás, aguanto mucho, muchísimo, y ayer reventé. Quizás no tenía que hacer caso, lógicamente, pero es día sí y día también con insultos".

"Hay que pensar un poco en todo", añadió. "Por cierto, sólo pido respeto. Creo que con respeto se va a todos los sitios y yo no falté el respeto a nadie. Es duro que gente que no te conoce te insulte todo el día. Un poco de comprensión", pidió Iago Herrerín.

A continuación