Luis Enrique, muy duro: "Robert Moreno fue desleal, la ambición desmedida es un gran defecto"

"No quiero a nadie así en mi staff", dijo el asturiano, que quiso dar su versión de los hechos antes de que los periodistas empezaran a preguntar.

Libertad Digital

Luis Enrique Martínez vuelve a la selección española. Este miércoles, ocho días después de que el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, confirmase su regreso, el técnico asturiano ha sido presentado en un acto celebrado en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. "Un día muy especial", según ha dicho el propio Luis Enrique, que en primer lugar, antes de someterse a las preguntas de los periodistas, quiso dar su versión sobre los hechos que provocaron la salida de Robert Moreno del equipo nacional.

En una conferencia de prensa celebrada en el salón Luis Aragonés de la Ciudad del Fútbol junto a Rubiales y José Francisco Molina (director deportivo de la RFEF), Luis Enrique, que tuvo que abandonar el cargo de seleccionador en junio pasado por la enfermedad —y posterior fallecimiento— de su hija Xana, relató cómo se produjo su desencuentro con el que fue su ayudante en el equipo nacional y posterior seleccionador, Robert Moreno, a quien acusó de ser "desleal".

Aunque reconoció que entendía el comportamiento de Moreno y su ambición, Luis Enrique dice que el técnico catalán no le pareció leal y aseguró que él nunca fue el que llamó a la Federación para pedir su vuelta a la selección. Además, se mostró "muy contento" y con "muchas ganas" de afrontar la Eurocopa 2020, cuya clasificación cerró España de la mano de su exayudante, así como el próximo Mundial de Qatar 2022.

Las frases de Luis Enrique

- Soy una persona que huye de polémicas, cualquiera que me siga como entrenador y jugador lo sabe. El único responsable de que Robert Moreno no esté en mi staff soy yo. No es el presidente, Luis Rubiales, ni el director deportivo, Molina, ni mucho menos la Federación. Soy yo.

- El desencuentro con Robert Moreno fue el 12 de septiembre, el único día que tengo contacto con él. Me llama, tengo una reunión en mi casa de 30 minutos. Percibo que quiere hacer la Eurocopa y después que si quiero sería mi segundo entrenador. Desgraciadamente, no es una cosa que me pille de sorpresa. Lo veía venir por los acontecimientos de las últimas semanas.

- Siendo sincero entiendo su ilusión por ser seleccionador nacional, porque entiendo que le haga ilusión ser seleccionador nacional, es la oportunidad de su vida, ha trabajado mucho para llegar a ese momento. Entiendo que es ambicioso, que es una cualidad a valorar en esta sociedad, pero para mí es desleal. Yo nunca lo haría. La ambición desmedida, exagerada, para mí no es una virtud, es un gran defecto. Entiendo su posición pero jamás la comparto. Por eso tomo esa decisión y le comunico que no le veo nunca más como segundo en mi staff y que estoy fuerte, que tengo ganas de volver a trabajar. Tengo claro que voy a volver al fútbol, acaba esa reunión de manera cordial y a continuación llamo a cada uno de los miembros de mi staff. Tras lo hablado quería que supieran de primera mano mi opinión y la de otra parte. No quiero que se tergiversen mis palabras.

- En la vida las situaciones te van dando pie a ir conociendo a las personas, es una manera perfecta de ver quién es mi amigo y quién no, en quién puedo confiar y en quien no. Yo estoy seguro de que no lo haría, veo quien está a mi lado y tomo las medidas.

- En lo profesional no tengo nada que criticar a Robert Moreno. Es un entrenador muy preparado. Lo ha demostrado con su trabajo. De lo otro no tenía dudas. Las palabras decían una cosa y su forma de actuar fue diferente. No soy el bueno de la película, pero seguro que el malo tampoco.

- Quiero que quede bien claro que no me he ofrecido nunca a la Federación. Nunca he llamado a Rubiales ni Molina. La situación cambia a finales de octubre. Me llaman, tuvimos una reunión en Zaragoza con el presidente y Molina.

- También me siento responsable y no estoy orgulloso del modo en el que ha acabado esta historia. No me gusta ver sufrir a personas ni dar explicaciones. No soy nadie para dar consejos pero, en los cargos que ostentamos, los valores en el mundo del fútbol son muy importantes porque somos imagen y espejo para los niños, que crecen dentro del deporte, el fútbol es un arma muy poderosa para fomentarlo. Rubiales y Molina han sido siempre conmigo leales, honestos y sinceros conmigo

- Estoy ilusionado, un poco más delgado de lo habitual, muy en forma gracias al deporte que es un arma para seguir adelante en la vida.

- Estoy muy contento, con muchas ganas de que llegue la Euro, el Mundial. Espero ser acreedor de la confianza que me han dado y tengo muchas ganas de hablar con los jugadores.

- El staff va a seguir siendo (prácticamente, salvo Robert Moreno) el mismo. No va a cambiar la selección. Las convocatorias tendrán mi matiz y una idea diferente a la del anterior seleccionador.

- Se va a seguir trabajando de la misma manera. Los jugadores pueden estar muy tranquilos si hacen bien su trabajo. Los que han entrado con Robert y no conmigo, algunos repetirán, otros no. Soy una persona muy abierta. El equipo es muy bueno.

- Cuando llegamos hace un año y medio hubo que hacer cambios, ahora no, es continuar con esta misma línea, presentarnos con seriedad como aspirante a la Eurocopa.

- Me ha gustado lo que he visto de la selección (el tiempo que ha estado fuera). En cuanto a ideas futbolísticas Robert está formado en nuestro staff y nosotros hemos aprendido mucho de él a nivel futbolístico. No veréis nada diferente, quizás matices en presión tras pérdida o inicio de juego.

- Me encantaría tener un once que se recite de memoria pero no es la situación que tenemos ahora en la selección.

- La afición se va a ilusionar, ha visto una clasificación brillante. La línea que separa ganar y perder es tan estrecha y más en estos torneos, no como una liga, que la gana el mejor, el que más lo ha merecido en 38 jornadas. En un torneo está el factor suerte. Hay que sumar muchas cosas para que caiga de nuestro lado. Hay muchas cosas que trabajar.

A continuación