Toni Kroos: "En España pasas de héroe a ser el mayor idiota en una semana"

El jugador acude al lanzamiento de un documental sobre su vida que lo confirma como leyenda del fútbol y uno de los mayores iconos del deporte alemán.

LD / Efe

Toni Kroos, centrocampista internacional alemán del Real Madrid, ha acudido este martes al lanzamiento en Berlín de un documental sobre su vida que lo confirma como una leyenda del fútbol y como uno de los máximos iconos del deporte alemán.

"La película significa mucho para mí. Fue una decisión difícil hacerla, pero al final acepté y me alegro de haberlo hecho", decía Kroos minutos antes de la proyección de la película. "Cuando se me hizo la oferta lo sentí como un gran honor. Aquí en Alemania se habían hecho documentales sobre Vitali Klitschko, Vladimir Klitschko y Dirk Nowitzki y ser el siguiente en esa lista era algo especial", agregaba.

En la película, el corresponsal del diario Frankfurter Allgemeine en Madrid, Paul Ingenday, compara incluso la impresión que produce Kroos con la que producía Angela Merkel en sus mejores tiempos. "Un aumento paulatino de la temperatura durante semanas y de pronto la seguridad de que con alguien así no puede pasar nada malo. Y eso fue maravilloso. El sentimiento de estar en buenas manos", dice Ingenday en la película.

Como Merkel, Kroos fue infravalorado durante años en Alemania en parte por su carácter reservado y también porque en él no parecía hacer nada espectacular, más allá de tener una eficacia aplastante. La pregunta acerca del origen de esa eficacia lleva al filósofo Wolfram Eilenberger a asegurar que "lo fascinante en él (Kroos) es que no hay nada especial". "Toni Kroos no es ni especialmente rápido, ni especialmente fuerte ni especialmente grande. A simple vista es un jugador del montón". Sin embargo, Eilenberger matiza luego que lo que tiene de especial el jugador madridista es la forma de leer el juego.

Kroos, que ha ganado cuatro Champions —tres de ellas con el Real Madrid—, ve las críticas y los elogios con cierta reserva. "Hoy a veces se tiene la sensación de que del fútbol dependen muchas cosas y así se reacciona y se escribe. Así son las cosas. En España el asunto es todavía más extremo. Uno puede ser una semana el héroe más grande y a la semana siguiente el máximo idiota, pero yo veo las cosas desde una óptica realista, no caigo en los extremos y con ello me ha ido bien, con eso he tenido éxito", explicaba ante un grupo de periodistas

Esa misma sobriedad es la que le ha permitido mantener los pies en la tierra ante tantos éxitos, aunque él considera que eso es algo que le debe ante todo a su familia. "Creo que le tengo que agradecer a mis padres por la forma en la que me educaron. Para mí, la familia es muy importante y tengo una buena esposa que está atenta a que yo siga con los pies en la tierra", señalaba.

La película sigue a Kroos desde su ciudad natal, Greifswald (este de Alemania), a través de una carrera que se inicia en las categorías inferiores del Hansa Rostock, de donde pasó al Bayern, luego cedido al Bayer Leverkusen antes de volver al club bávaro —a regañadientes— y finalmente al Real Madrid. Su traspaso al club de Concha Espina en 2014 tuvo que ver, en parte, con la tendencia que hubo durante mucho tiempo de menospreciar a Kroos. Uli Hoeness, el presidente del Bayern, admite en el documental que la venta del centrocampista fue una decisión equivocada.

Antes, y eso era uno de los motivos que había llevado a Kroos a no renovar, el club se había negado a ponerlo en la misma escala salarial que a los pesos pesados del vestuario, como Thomas Müller, Arjen Robben y Franck Ribery, lo que se interpretaba como que la cúpula bávara no le daba el mismo valor que a ellos.

A continuación