El Atlético vuelve a caer en la trampa de Butarque (1-1)

Griezmann pareció desatascar el derbi con un golazo de falta, pero el Leganés empató en la recta final del choque. Faltó ambición rojiblanca.

David Vinuesa

El Atlético ha jugado tres veces en Butarque desde que el Leganés es equipo de Primera División y sus datos son como para empezar a pensar que es uno de esos campos malditos que no quieres visitar nunca. Tres choques, tres empates, tres puntos de nueve posibles y un sólo gol en 270 minutos de juego. Y el tanto, además, llegó a balón parado. Sí, el Leganés y Butarque siempre le restan al Atlético de Madrid en su lucha por la Liga.

No fue un buen partido del cuadro de Simeone que además vio como en la primera parte, Pellegrino le ganó la partida tácticamente. Pese a esos rematadamente malos 45 minutos, el golazo de falta de Griezmann en la segunda parte pareció romper la maldición de Butarque, pero este Leganes es un matagigantes en toda regla y el gol de Guido Carrillo en el 82' lo dejó patente.

Nuevo tropiezo en Leganés y una nueva piedra en el camino para el Atlético del Cholo que sobre todo fuera de casa tiende a buscar la victoria durante 45 minutos y no en los 90 que dura el choque. Así no se ganan ligas. Ni siquiera teniendo a Griezmann.

Pellegrino ganó la batalla táctica inicial

Después de la gran primera parte que Gelson Martins hizo ante el Sant Andreu en Copa del Rey, Simeone confió en el portugués para acompañar a Griezmann en la punta de lanza del Atlético. El esfuerzo del luso y su paciencia merecían una titularidad, pero quizá y viendo la estrategia de Pellegrino con los locales, el partido ante el Leganés, específicamente en su primera parte, no era el mejor contexto para intentar darle continuidad al ex del Sporting de Portugal. En la segunda todo cambió y fue el mejor, sin embargo, ya se habían perdido 45 minutos.

Como ya pasó ante el Barcelona hace varias semanas, el conjunto pepinero demostró por qué es capaz de complicarle la vida a equipos como el azulgrana o al propio Atlético de Madrid. Pellegrino es un buen entrenador a nivel táctico e intuyó a la perfección que si ponía una línea de cinco contra el equipo de Simeone, el Cholo iba a sufrir mucho desde el banquillo. Mauricio lo vio antes y también durante el partido. Había acertado en su idea.

El Lega cerró el centro de su zaga y aumentó la profundidad de sus laterales obligando a tres cosas al Atlético: recular en sus flancos perdiendo las subidas de Arias y Filipe, lanzar balones largos al no encontrar línea de pase por dentro y lo más complicado para los rojiblancos, encontrar una referencia arriba con jugadores pequeños como Lemar, Gelson, Correa y Griezmann. El resultado de esa combinación dejó al Atlético sin ataque efectivo y al Leganés con la seguridad defensiva suficiente como para buscar el gol sin demasiadas preocupaciones.

No hubo oportunidades claras para ninguno de los dos equipos, pero en la primera mitad Pellegrino ya le había ganado la pizarra a Simeone.

No basta con Griezmann

Como viene siendo habitual en el Atlético de Madrid que juega a domicilio, los rojiblancos sí buscaron la victoria en la segunda parte sin esperar a que el rival se la regalase. ¿Por qué no lo hace desde el minuto 1? Es la gran pregunta a responder.

Los hombres del Cholo aprovecharon que físicamente su rival también había bajado sus revoluciones y en los primeros 15 minutos del segundo acto fueron merecedores del 0-1. Igual que en la primera lo más justo hubiese sido el 1-0, ese cuarto de hora inicial tras la reanudación pudo reflejar lo contrario en el marcador. Pese a ello, el Atlético estuvo a punto de dejar pasar la ocasión de hacer daño al Leganés, pero justo cuando los visitantes volvían a sacar la cabeza para nivelar las fuerzas emergió la zurda de Antoine Griezmann con un golazo de falta que parecía romper definitivamente el partido.

El tanto de '7' colchonero fue digno de una victoria que hubiese dado alas al Atlético en su lucha por la Liga, pero el Leganés nunca se rinde en su territorio y volvió a sacar a relucir esa falta de tensión que está mermando a los visitantes durante todo el año. En una jugada de estrategia, balón tocado en el segundo palo, Oblak no acierta a despejar y gol de Carrillo a falta de diez minutos para el final.

El empate dejó KO al Atlético que, ya con Vitolo y Thomas en el terreno de juego por Correa y Lemar, no pasó de hacer daño más allá de las ganas de Gelson y del talento de Griezmann. El francés tuvo el 1-2 en sus botas en los instantes finales aunque siendo justos el Leganés también rozó el 2-1 cuando el partido agonizaba. Lo más justo fue por tanto el reparto de puntos.

Otro empate en Butarque, más dudas sobre la regularidad del Atlético y mucha melancolía pensando en las bajas de Godín, Costa y Koke. A éste último se le critica mucho, pero si con él a veces se juega mal, sin él... Lo dicho, el Atlético de Simeone volvió a querer la victoria sólo la mitad del tiempo de lo que la quiso su rival y en Leganés, como en la mayoría de los campos, la racanería se paga.

Ficha técnica

CD Leganés, 1: Cuéllar; Juanfran (Carrillo, min.71), Siovas, Tarín, Omeruo, Jonathan Silva; Rubén Pérez, Recio; El Zhar (Dani Ojeda, min.66), Óscar Rodríguez y En Nesyri (Santos, m.76)
Atlético de Madrid, 1: Oblak; Arias, Savic, Lucas, Filipe; Correa (Vitolo, min.74), Rodrigo, Saúl, Lemar (Thomas, min.71); Griezmann y Martins (Kalinic, min.87)

Gol: 0-1, min.68: Griezmann. 1-1, min.81: Carrillo
Árbitro: Melero López (Comité andaluz). Amonestó a En-Nesyri (min.12), Lucas Hernández (min.29), Jonathan Silva (min.52), Cuéllar (min.84), Kalinic (min.89), Santos (min.92). Además mostró cartulina amarilla a Joseba Iturbe, preparador de porteros del Leganés (min.17)
Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada once de LaLiga Santander disputado en el estadio de Butarque ante 12.319 espectadores. En la previa realizó el saque de honor José Antonio Gallego Bonet 'Guego' abonado número dos del Leganés como homenaje por sus cincuenta años ligado a la entidad.

A continuación