Edimburgo al poder: Hibernian y Hearts sueñan con derribar el reinado de Glasgow

Los dos principales equipos de Edimburgo están en el buen camino para poder terminar con la dictadura de la Old Firm, que dura ya 34 años. 

Alfredo Somoza

Escocia anda inquieta. Por primera vez en 34 años se palpa en el ambiente que un equipo de fútbol fuera de Glasgow puede ganar la Scottish Premiership, lo que sería todo un hito histórico. Y es que la última vez que Celtic o Rangers no levantaron el título de liga muchos escoceses no habían ni nacido. Fue en la temporada 1985/86 cuando el Aberdeen cantó el alirón.

Este curso futbolístico, tras las siete primeras jornadas disputadas, la clasificación refleja un hecho inaudito. El Hearts es primero y el Hibernian segundo. Ambos, rivales acérrimos, son los principales equipos de Edinburgo.

El fútbol en Escocia es poca broma. Además de Andy Murray, el golf y el rugby, el balompié desata pasiones. No en vano, su historia tiene mucha relación con el país británico. El Museo del Fútbol Escocés señala que hay documentación que refleja que el fútbol se jugaba en Escocia allá por el siglo XVI. En una carta de 1568 se cita un partido disputado en el castillo de Carlisle entre veinte jugadores en presencia de la reina María Estuardo, y que se describió como "juego limpio".

La liga escocesa como tal nació con el nombre de Primera División en 1890 y en 1998, varios clubes crearon la Premier League de Escocia, en un intento por imitar a la Premier inglesa. Hoy la liga escocesa se conoce como Scottish Premiership.

Denominador común: Glasgow arrasa

Desde sus inicios y en ambos formatos, la liga escocesa ha estado dominada por los equipos de Glasgow. Tanto el Celtic como el Glasgow Rangers han impuesto su ley en el fútbol escocés. Como curiosidad hay que apuntar que el Rangers es el equipo más laureado de la historia: nacido en 1893 y refundado en 2012 como The Rangers Football Club al entrar en bancarrota, cuenta con 115 títulos en total. En cuanto a la liga, el Rangers posee 54 títulos y el Celtic 49. En total, suman 103 títulos ligueros de los 121 que se han disputado.

Edimburgo: la pasión por unos colores

Ubicada en la costa este de Escocia, Edimburgo es la capital desde 1437. Es la segunda ciudad más grande de Escocia después de Glasgow. En fútbol, a pesar de que históricamente en cuanto a títulos se refiere andan a años luz de la ciudad más grande de Escocia, la capital tiene dos equipos que levantan pasiones. Los citados Hibernian Football Club y Hearts of Midlothian Football Club.

Ambos disputan uno de los duelos más calientes de Escocia, el denominado derbi de Edimburgo. Una rivalidad que en su origen iba más allá del fútbol, no en vano el Hearts es considerado el equipo de los protestantes mientras que el Hibernian es el club de los católicos. Es un derbi con mucha historia: la rivalidad se remonta hasta la fundación de ambos clubes, allá por 1875, lo que convierte este clásico del fútbol escocés en uno de los más antiguos del fútbol mundial. El primer partido entre ambos equipos se jugó en el parque The Meadows el día de Navidad de 1875.

El actual líder de la Liga escocesa, el Hearts, que en la actualidad está presidido por una mujer, Ann Budge –si los Jambos, apodo del Hearts por el color granate de su camiseta, terminan ganando la Scottish Premiership, harían historia al ser la primera mujer que preside un equipo que se alza campeón en una liga europea–, fue en su origen un club de baile. Los miembros del club acudieron a ver un partido de fútbol en 1873. No era un encuentro cualquiera. Queens Park y Clydesdale disputaron en Edimburgo ​el primer partido de fútbol con las reglas que rigen actualmente. Les gustó tanto a los bailarines, que un año más tarde decidieron crear el Heart of Mid-Lothian Football Club. Adoptaron el nombre y el escudo del mosaico del Heart of Midlothian, en la Royal Mile, el cual conmemora la posición del Old Tolbooth, cárcel donde, durante el siglo XIV, se ejecutaban y torturaban presos.

Su estadio, Tynecastle Park, tiene el encanto de ser uno de los estadios más antiguos del mundo, y es que el Hearts jugó por primera vez en el actual sitio de Tynecastle en 1886.

Tynecastle.jpg
Tynecastle Park, hogar del Hearts

El Hearts tiene el honor de haber ganado la primera final de Copa de Escocia en 116 años. Fue en 2012 y se impuso por 5-1 al Hibernian.

hqdefault.jpg


El Hibernian, por su parte, fue fundado en 1875 por inmigrantes irlandeses y sus colores, el verde y el blanco, reflejan la herencia de su orígenes. Su sede actual está en Leith, un pintoresco barrio portuario, lugar de cuna de varios genios como Irvine Welsh, el famoso escritor que puso en el mapa a su barrio gracias a los personajes de Trainspotting –película que se basa en Porno, libro de Welsh–.

eatarroad.jpg
Barrio de Leith, donde se sitúa Easter Road, el campo del Hibernian

Welsh, forofo reconocido de los Hibs –uno de los apodos del Hibernian–, deja claro lo que es el fútbol para muchos seguidores de equipos que no están acostumbrados a ganar títulos:

El fútbol, sobre todo el moderno, es un negocio explotador, pero la cultura que hay en torno a este deporte es maravillosa. Hay programadores informáticos. Arquitectos, profesores, traficantes de drogas, gansgters…Todas estas personas no estarían unidas si no fuera por su equipo de fútbol. El dinero influye pero no lo es todo. Yo disfruto, lloro, me cabreó con mis Hibs y no los cambio por nada ni por nadie.

Una muestra del sentimiento que provoca el Hibernian en su fiel afición, es el espectáculo que brindaron los hinchas tras ganar la Copa en 2016, cuando los Hibs se impusieron en la final al Rangers. Protagonizaron uno de esos momentos que ponen la piel de gallina a todo buen amante del fútbol. Verles cantar a capella canciones de The Proclaimers, grupo musical de los hermanos gemelos Reid que nacieron en Leith, como Glory Glory, no tiene precio. El momento está cargado de magia , ya que era la primera vez que el Hibernian ganaba la Copa en 116 años.

hqdefault.jpg


Ambos, el Hearts y el Hibernian, comparten títulos de Liga, 4 cada uno, momentos de dificultades –ambos han estado cerca de la desaparición por las deudas y han catado varios años la dureza de la segunda división– y ambos no se acuerdan de lo que es ganar una liga. La sequía es enorme. El Hearts ganó en 1960 mientras que el último título liguero del Hibernian fue allá por 1954. Casi nada.

Ni Hibernian ni Hearts tienen los recursos económicos de los equipos de Glasgow, sus estadios apenas tienen la tercera parte de su capacidad, pero esta temporada, al menos de momento, Edimburgo lucha con toda su fuerza por firmar un milagro.

El sentimiento de pertenencia a una causa común, como la de los Hibs o los Jambos, representa el sueño de todo el fútbol modesto. Edimburgo, en tu mano acabar, al fin, con la Old Firm.

A continuación