Primera gran sorpresa de la temporada en la Premier League: el Manchester United cae ante el Brighton (3-2)

El equipo de Mourinho, que ofreció una imagen muy pobre, cae derrotado por el modesto Brighton and Hove Albion.

LD / Agencias

El Brighton and Hove Albion ha dejado dejó en evidencia al Manchester United, que encaja su primera derrota (3-2) de la temporada con una triste imagen, impotente y sin soluciones para enmendar una mala primera parte, en la que encajó los tres goles.

El conjunto de José Mourinho fue superado en todos los aspectos por un adversario menor en plantilla y presupuesto, pero plagado de empuje y entusiasmo que le bastó para desnudar los defectos defensivos de los Red Devils. La derrota en el The American Express Community Stadium ya distancia al United de los favoritos. Manchester City, Chelsea y Tottenham han ganado sus dos partidos. El cuadro de Mourinho, que no encontró argumentos para dar un giro al encuentro, ya está a tres de los favoritos.

El conjunto de Chris Hughton, que en la pasada jornada perdió ante el Watford, maniató en su campo a los visitantes. La intensidad con la que afrontó el partido y la presión inicial encajonó al United, víctima de la falta de lucidez y de los errores individuales de sus defensas. En tres minutos próximos a la media hora el Brighton ya disponía de una ventaja de dos goles. En el 25, Glenn Murray aprovechó un pase de Solly March para batir a De Gea. Dos después, Shane Duffy culminó con delicadeza un centro de Anthony Knockaert por la izquierda.

El United apenas había entrado en el partido. Aún así, logró acortar distancias con un cabezazo de Romelu Lukaku a diez minutos del intermedio.

Sin embargo, el Brighton no acusó el mazazo e incluso amplió su ventaja antes del descanso con un penalti transformado por Pascal Gross.

La segunda mitad fue un quiero y no puedo del conjunto de Manchester. En el vestuario quedaron Juan Mata y Andreas Pereira. Marcus Rashford y Jesse Lingard fueron la apuesta de Mourinho. Los visitantes buscaron el gol que les devolviera al partido, pero la falta de precisión y el escaso fútbol que generó facilitaron la resistencia del equipo de Hughton.

A la hora de partido Marouane Fellaini ocupó el puesto de Anthony Martial. Era la última bala de Mou, pero tampoco mejoró el panorama. No obstante, un penalti sobre el belga en el tiempo añadido permitió a Paul Pogba acortar distancias desde el punto de penalti. El gol llegó tarde, ya en el descuento, sin tiempo para poder evitar un marcador sonrojante (3-2).

A continuación