La victoria imposible de España que provocó la muerte del fútbol inglés

Hace casi 70 años Inglaterra sufrió ante España la que probablemente haya sido la derrota más hiriente en la historia del fútbol británico.

Tolo Leal

Esta noche la selección de fútbol de Inglaterra juega su partido más importante de los últimos 30 años. Desde Italia 1990 no juega una semifinal, y desde 1966 los proos no disputan una final, con lo que en caso de lograr la victoria podría tratarse de un resultado histórico.

Histórica también fue su actuación en el mundial de 1950 –el del Maracanazo-, pero en este caso por una connotación negativa. Una derrota impensable e increíble, que, según la prensa británica, supuso la muerte del fútbol inglés. Y aquella derrota llegó nada menos que contra España.

El combinado nacional español, dirigido por Guillermo Eizaguirre, se enfrentaba al combinado nacional inglés en el último partido de la primera fase de grupos. Las opciones españolas de clasificarse para la siguiente ronda estaban intactas, pero la confianza era nula. El rival, Inglaterra, era, junto a Brasil, el gran favorito al título final.

Se trataba de la primera participación de los británicos en un Mundial porque, afirmaban, en el torneo no había suficiente nivel para ponerles en aprietos. Tanto, que en su derrota sólo unos días antes frente a Estados Unidos por 1-0 la prensa británica publicó que el resultado había sido de 1-10, convencida de que se había producido un error al transcribir el resultado. Claro, ellos eran los inventores del fútbol. ¿Quién les iba a ganar? Con esa suficiencia abordaron el choque ante los españoles.

España, por su parte, encaraba el choque sin complejos. El propio Zarra llegaría a calificarlo como "el partido del siglo". Y lo demostró desde el pitido inicial. Aunque no fue hasta el segundo tiempo cuando llegó el mítico gol de Telmo Zarra. Era el minuto 49. Alonso arranca desde la banda derecha, llegando al área inglesa, pasa a Gainza, que centra a Igoa, éste la deja en el área pequeña de cabeza, y Zarra aparece para rematar con el portero Williams en el suelo. Uno de los goles más recordados en la historia del fútbol español. Y también del inglés.

Al día siguiente, la crónica del Times no tuvo más remedio que reconocer la debacle sufrida, aunque lo hizo de manera brillante: "En conmovido recuerdo al fútbol inglés que murió en Río de Janeiro el 2 de julio en 1950, profundamente lamentado por un círculo de amigos y simpatizantes. Descanse en paz. El cadáver será incinerado y las cenizas llevadas a España".

Tras aquella victoria, España accedía a la liguilla final con la que se decidiría al campeón del mundo. Terminó última, tras empatar ante Uruguay y caer ante Suecia (3-1) y ante Brasil (6-1). Pero, en cualquier caso, significó finalizar el Mundial en la cuarta posición final, la mejor del fútbol español hasta Sudáfrica 2010.

"Hubo muchos goles importantes en mi carrera, pero por lo que significó, el que eliminó a Inglaterra en el Mundial de Brasil en 1950, fue el más importante. Aquel centro que dejó a mis pies Piru Gaínza, ante la desesperada salida del hoy mi amigo y entonces portero Williams, lo rematé con todo el conocimiento de lo que significaba. Luego, en el vestuario, para todos fue como estar en una nube" declararía muchos años más tarde el propio Zarra.

Por su parte, los británicos terminaron por asumir que no por ser los creadores del fútbol moderno, eran sus dominadores. "España acaba de dar una estocada definitiva al sistema inglés. Inglaterra está veinte años atrasada en el fútbol", declararía uno de los futbolistas ingleses tras el partido.

A continuación