La eliminación de la selección española, en siete claves

Analizamos en Libertad Digital los principales motivos de la eliminación en octavos del Mundial tras caer contra Rusia en la tanda de penaltis.

Guillermo Domínguez

La selección española jugó este domingo muy mal al fútbol, en el partido de octavos de final contra Rusia, y quedó eliminada del Mundial al caer en la tanda de penaltis. Un torneo en el que ha ido claramente de más a menos y que ha estado marcado por el terremoto Lopetegui, con la destitución a manos de Luis Rubiales del que hasta hace menos de un mes era el seleccionador nacional.

Ése ha sido uno de los motivos del fracaso de España, pero no el único. Y es que no hay más que ver el juego desplegado por el equipo de Fernando Hierro en los terrenos de juego. Sin ideas, sin frescura, sin tirar a puerta, sin velocidad….

Muchas son las causas del batacazo del combinado nacional que pasamos a detallar en Libertad Digital

1. Un problema de actitud: hay que correr más

Andando no se gana un Mundial. Además de la falta de velocidad mostrada a lo largo de todo el torneo, especialmente a la hora de atacar, a España se la veía falta de ideas. Sin la frescura y el brillo de antaño. Tampoco mostraba confianza de cara al marco rival, no se chutaba a puerta. Ante Rusia, los pupilos de Hierro quisieron controlar el partido con el marcador a favor, pero el empate antes del descanso no sirvió para despertar del letargo. Había que ir a por el encuentro, pero España mostró una apatía y una desidia alarmantes, impropias de su nivel.

2. Con Isco solo no basta

El malagueño, acusado en no pocas ocasiones de chupón y de retener la pelota en exceso, ha sido sin lugar a dudas el mejor de la selección española en los cuatro partidos del Mundial. Ayer, una vez más, trató de echarse el equipo a la espalda, pero con él solo no bastó. Rodrigo y él, los más destacados frente a los rusos. Isco Alarcón es un gran futbolista, no cabe duda, llamado a liderar a la nueva generación del fútbol español, cogiendo el relevo del gran referente que ha sido Andrés Iniesta. Pero si no hay nadie que acompañe, apaga y vámonos…

3. La preocupante forma de varios futbolistas

En este apartado hay que cargar especialmente las tintas contra un jugador como David Silva. El canario, sencillamente, no ha estado en este Mundial. Iniesta se ha mostrado muy lagunero, mientras que Sergio Busquets tampoco ha podido ser el jugador brillante de antaño. Atrás (enseguida lo abordaremos en profundidad) también ha habido muchos agujeros, destacando en este aspecto un Dani Carvajal que ha llegado muy justo a este Mundial tras lesionarse en la final de la Champions contra el Liverpool.

4. Fragilidad defensiva

Gerard Piqué, en el centro de la diana. Después de su error contra Portugal, que supuso el definitivo 3-3 en el lanzamiento de falta de Cristiano Ronaldo, el central barcelonista cometió otro fallo de infantiles en el duelo contra Rusia, elevando el brazo en el remate de Dzyuba que suponía el penalti que el propio Dzyuba se encargaba de transformar. Mal papel del jugador catalán, que ahora dice adiós a la selección. Los laterales tampoco es que hayan ayudado precisamente. Y mal papel también de Carvajal y Jordi Alba, que no ha sido el jugador que esta temporada había vuelto a su nivel en el Barça.

5. La inseguridad de De Gea

Uno de los grandes señalados tras la eliminación. Después de su tremenda cantada contra Portugal, al portero del Manchester United lo han mirado con lupa y en cada partido se le han detectado al menos dos o tres errores. Es verdad que contra Rusia poco pudo hacer, aunque también se le ha achacado que no parase ningún lanzamiento en la tanda de penaltis, cosa que sí hizo Akinfeev (frente a Koke y Iago Aspas).

6. Mala gestión de la plantilla

Bastante marrón ha tenido el inexperto Fernando Hierro –su única aventura en los banquillos se limitaba al Real Oviedo, equipo al que no logró clasificar para los playoffs de ascenso a Primera–, pero lo cierto es que este traje de seleccionador nacional de momento le ha quedado bastante grande. A él no se le puede achacar la ausencia de jugadores como Morata, Marcos Alonso o Sergi Roberto, entre otros, pero sí el hecho de que haya dejado sin debutar a futbolistas como Saúl –a veces la selección pedía músculo y, sobre todo, disparar más a puerta–, Azpilicueta, Monreal y los porteros Kepa y Pepe Reina. Se le recrimina también que hiciera los cambios demasiado tarde. Ayer, por ejemplo, ante Rusia, Iniesta entró en el minuto 66, Iago Aspas en el 80’ y Rodrigo en la prórroga (104’).

7. El terremoto Lopetegui

La selección española realizó una fase de clasificación para el Mundial prácticamente perfecta con Julen Lopetegui al mando. Todo parecía miel sobre hojuelas en el equipo nacional hasta que a Zidane le dio por dimitir. El Real Madrid fichó al seleccionador y a Rubiales no le tembló el pulso a la hora de destituirlo por una cuestión de "valores". Desde luego, falta de personalidad no se le puede recriminar al presidente de la Federación, aunque sí se le achaca un exceso de orgullo y que no haya aguantado con el técnico vasco hasta el final. Bastante marrón ha tenido Fernando Hierro en este Mundial, aunque –como ya hemos explicado– sí pueden achacársele ciertas cuestiones, sobre todo en lo táctico. Aunque se haya afirmado lo contrario, parece que el terremoto Lopetegui sí ha acabado haciendo mella en esta selección que necesita una limpieza importante y urgente. A estas alturas, no se puede vivir todavía del rédito de Sudáfrica y se antoja imperiosa una inyección de savia nueva en el fútbol español.

A continuación