El vestuario del Real Madrid: "Sabíamos que con Fernández Borbalán nos iba a pasar exactamente esto"

Los jugadores ya comentaron la designación de Borbalán para el derbi. "Sabíamos que pasaría esto" dijeron. No quiso ni dialogar con ellos en el túnel.

Sergio Valentín

La historia turbia entre el vestuario del Real Madrid y Fernández Borbalán viene de largo. Lo sucedido el pasado sábado en el Wanda Metropolitano sólo ha sido un negro capítulo más entre el colegiado y una plantilla que ya se olía desde hacía semanas que esto podía suceder. Según han podido saber Libertad Digital y esRadio, algún futbolista ya comentó su designación y tras el partido ante el Atlético, todos coincidían: "Sabíamos que con él, nos iba a pasar exactamente esto". El equipo estaba especialmente caliente tras el partido. Consideran que es una detrás de otra, que son ya muchos partidos, muchas temporadas, en los que Fernández Borbalán les perjudica.

El enfado de la plantilla del Real Madrid no se quedó en el vestuario. Tras el partido, varios futbolistas fueron a hablar con el colegiado con la intención de comentar varias jugadas. En concreto, cuatro acciones. Lamano de Godín dentro del área que no fue señalada con penalti, la entrada de Savic sobre Kroos que no fue castigada con tarjeta roja, la patada de Lucas en la cara de Ramos y el pelotazo de Correa en la cabeza de Benzema.

Los jugadores incidieron sobre todo en estas tres últimas al considerar que son las más sencillas de apreciar y en las que Fernández Borbalán estaba además bien posicionado. El colegiado estaba a tres metros de Savic cuando le clava los tacos a Kroos y estaba en primera fila en el pelotazo de Correa que vio todo el estadio. Cuando los futbolistas blancos fueron a pedir explicaciones, se encontraron con una actitud que, por otro lado, muchos esperaban. El árbitro, según fuentes del Real Madrid, no quiso dialogar y les miraba como si sus protestas fueran absurdas o no fueran con él.

Isco, tal y como captaron las cámaras de Cuatro, ya se dijo en mitad del partido. "Eres muy malo", afirmó. Sergio Ramos rompió a llorar de impotencia en el descanso. Con la nariz rota, sangrando, no comprendía cómo no le habían señalado ese penalti. No era cuestión de ese penalti. Insisten en que su idilio con Borbalán es de largo. "Impotencia", es una de las palabras que más se pronuncia en el vestuario cuando hablan de este colegiado. Todos tienen todavía tienen presente el encuentro frente a Las Palmas en el Bernabéu de la pasada temporada donde el árbitro anuló dos goles legales a Morata o pitó un penalti inexistente sobre Sergio Ramos.

La designación de Fernández Borbalán para el derbi fue muy comentado en el vestuario. No entienden cómo un árbitro con el que siempre tienen algún problema fuera designado para este encuentro. Es más, de media un colegiado suele pitar dos partidos por temporada a un equipo. El derbi del pasado sábado ya era el segundo encuentro que dirigía a los blancos con quien tienen el peor balance de victorias. Ganan menos, un 56%, que con cualquier otro arbitro. Esta temporada, González González y Hernández Hernández, también han pitado ya dos partidos del Real Madrid. Con ellos, los blancos tampoco tienen un buen porcentaje de victorias. Un 65% y 62% respectivamente.

Fernández Borbalán está especialmente mal visto en el vestuario blanco. En los dos encuentros que les ha dirigido (Valencia y Atlético), pudo pitar siete penaltis a favor. No señaló ninguno. En su carrera, le ha pitado 43 partidos al Real Madrid con un saldo de 24 victorias (56%) 10 empates (23%) y 9 derrotas (21%).

En el Real Madrid tienen claro desde hace tiempo que tienen que llegar a los 100 puntos para poder competir con el Barcelona por La Liga. Consideran que no son pitados bajo el mismo reglamento. No lo dirán de puertas para dentro pero sí lo hacen en el interior. Una lectura complementaria y que no tiene nada que ver con el análisis que hacen del momento deportivo que atraviesan. En el vestuario son autocríticos y admiten que no están jugando bien. Reconocen que es un bache largo e importante.

A continuación