El drama de la eliminación de Chile: jugadores borrachos, reclamaciones malditas, goles de broma...

El doble campeón de la Copa América no estará presente en el Mundial de Rusia. Una serie de factores atípicos, clave en la eliminación de la Roja

Alfredo Somoza

Chile se dio un tremendo batacazo en la última jornada de la fase de clasificación para el Mundial de la zona sudamericana. La Roja dependía de sí misma para clasificarse. Se enfrentaba a una Brasil con el billete a Rusia ya cerrado. Todo parecía de cara.

Nada más lejos de la realidad. Los de Pizzi cayeron por 3-0, el resto de resultados no acompañaron y se consumó el desastre. El doble campeón de la Copa América se queda fuera de la cita mundialista. Una eliminación muy dolorosa en la que se juntaron varios elementos que hacen aún más traumático el desastre chileno.

El primer factor atípico fueron los presuntos problemas internos del vestuario que debilitaron al equipo de Pizzi. Problemas que destapó Carla Prado, esposa del capitán Claudio Bravo, que, sin dar nombres, lanzó un dardo envenenado a algunos de los jugadores del combinado chileno:

Gracias a todos por los lindos momentos y gracias a mi Capitán América por todo lo vivido. Fue realmente hermoso. Pero cuando se ponen la camiseta tiene que ser con profesionalismo. Yo sé que la mayoría se pelaron el culo, mientras otros se iban de fiestas e incluso no entrenaban de la borrachera que llevaban. A quien le quepa el sombrero que se lo ponga y que se deje de andar llorando porque ahora es un país entero el que llora

La maldita reclamación por alineación indebida

Además de los presuntos problemas internos, el destino ha sido muy cruel con Chile. La reclamación que hizo la Federación chilena ante la FIFA por la alineación indebida de un jugador de Bolivia, Nelson Cabrera, en los partidos que Bolivia jugó ante la propia Chile y Perú, ha resultado decisiva para que la Roja se quede fuera del Mundial. Insólito e increíble, pero es la realidad.

Cabrera, nacido en Paraguay, y en pleno proceso de nacionalización, no reunía los requisitos FIFA para jugar en el equipo nacional del país andino. Chile y Perú impugnaron ante FIFA los encuentros disputados en septiembre de 2016 contra Bolivia; la FIFA les dio la razón y el TAS ratificó posteriormente la sanción.

En consecuencia, Chile sumó dos puntos más (había empatado 0-0 en el encuentro impugnado) y Perú tres (había perdido 2-0 en La Paz). Y es precisamente este punto a favor de Perú el que ha permitido a la selección peruana jugar la repesca contra Nueva Zelanda... ¡dejando fuera a Chile!

Si el organismo rector del fútbol no hubiera sancionado a Bolivia y se hubieran mantenido los resultados que se dieron en dichos encuentros, Chile habría acabado quinta y jugado la repesca.

Gol de broma

El tanto que deja fuera a Chile, el gol que supuso el empate de Perú en el partido contra Colombia (1-1 final), fue un garrafal error de Ospina, portero del combinado cafetero. Con el 0-1 en el marcador, una falta que era indirecta fue lanzada por Paolo Guerrero. Si el portero del Arsenal no hubiera tocado el balón, el tanto hubiera sido anulado y Chile se hubiera clasificado para el Mundial.

hqdefault.jpg

Mala suerte en la última jornada

Por último, Chile tampoco tuvo suerte con los enfrentamientos de la última jornada. A pesar de que todos los partidos se disputaban a la misma hora, el Brasil-Chile terminó casi cinco minutos antes que el Perú-Colombia. Con la sorprendente derrota de Paraguay en casa ante Venezuela (0-1) y la derrota de Chile ante Brasil, el empate entre Perú y Colombia servía a ambos.

Colombia se clasificaba directamente para el Mundial, mientras Perú se aseguraba la repesca. Algo de lo que se percató Radamel Falcao y que se encargó de transmitirlo a los jugadores peruanos.

hqdefault.jpg

En los últimos minutos , ambas selecciones, lógicamente, prefirieron no arriesgar y firmaron un pacto de no agresión. Un pacto que ha indignado a todo Chile.

A pesar de que el destino fue cruel con la Roja, el principal motivo de su ausencia en el Mundial de Rusia es puramente futbolístico. Pizzi jamás dio con la tecla y el fútbol de salón que desplegó el combinado chileno con Bielsa y Sampaoli, solo queda en el recuerdo.

A continuación