El Reus expulsa a un jugador juvenil por animar al Nastic

Un jugador del juvenil del Reus animo al Nastic en el derbi que ambos equipos disputaron el pasado fin de semana. El equipo rojinegro le ha echado.

A.S.E

El Reus ha decidido expulsar a un jugador de su equipo juvenil por animar al Nàstic en el derbi entre ambos equipos disputado el domingo en el Estadio Municipal, correspondiente a la decimoquinta jornada de la Liga 1/2/3.

La expulsión se hizo efectiva el mismo domingo, después de que el chico, Rubén Sánchez, disputase un partido de liga contra el CD Floresta, con la camiseta del club reusense.

Los coordinadores de la entidad rojinegra se dirigieron al joven para comunicarle que daban de baja su ficha y que no podía continuar en el club.

El chico ha asegurado que es del Nàstic "de toda la vida", aunque ha reconocido que quizá no obró de "la mejor manera". El Reus no se ha pronunciado sobre el asunto y es posible que en los próximos días emita un comunicado oficial o se pronuncie al respecto en una conferencia de prensa.

Rubén Sánchez se ha ofrecido al Nàstic, club que le acogería, pero en su juvenil C, ya que los equipos A y B tienen cerrado el cupo de fichas.

El padre de Rubén pone el grito en el cielo

En Tarragona la expulsión de Rubén Sánchez, jugador de 17 años hasta el pasado fin de semana del Juvenil B del Reus, ha caído como una bomba: "Es muy fuerte, indignante. Han echado a mi hijo como a un perro, de muy malas formas", denuncia Ginés, padre del joven de 17 años, en declaraciones para La Vanguardia.

Y es que lo que más quema a la familia de Rubén es la manera en la que el Reus le comunicó a su hijo que ya no formaba parte del club rojinegro:"Mi hijo estaba solo y aparecieron los coordinadores en el vestuario como si fueran unos matones. Si quieren echarlo, nos pueden llamar a las oficinas y acataremos las reprimendas, pero un club tan serio como el Reus no puede hacerlo así", afirmó categórico Ginés.

Rubén, que pagó 40 euros y quiso entrar al campo con la camiseta del equipo cuyos colores recorren sus venas desde niño. Quizás no fuera lo más inteligente, teniendo en cuenta que el rival era el club donde juega, pero en temas de corazón y de sentimientos, ¿por qué un chaval de 17 años tiene que ponerse una careta?

A continuación