Un futbolista mata al árbitro de un cabezazo tras ser expulsado y se da a la fuga

El suceso ocurrió el pasado fin de semana en la ciudad mexicana de Tulancingo en un partido entre equipos aficionados.

Libertad Digital

Terrible suceso ocurrido el pasado fin de semana en la localidad mexicana de Tulancingo, a unos 120 kilómetros al noreste de Ciudad de México, durante un partido de aficionados entre los equipos Canarios-Rojo Gómez y Lindavista disputado en el campo Amigos del Balón, situado en una zona residencial conocida como Jardines del Sur.

Todo comenzó cuando el árbitro, Víctor Manuel Trejo Álvarez, mostró la tarjeta roja a Rubén Rivera-Vázquez, jugador del Canarios-Rojo Gómez, por una dura entrada que había realizado sobre un rival, y el futbolista, en protesta por esa decisión, decidió propinarle un cabezazo en la cara al colegiado con tal fuerza que acabaría quitándole la vida, según informa el portal exclusivadigital.com.

Al comprobar la crueldad de su acto, el agresor decidió darse a la fuga y la policía de Hidalgo montó un operativo para buscar al jugador.

Los efectivos de la Cruz Roja, cuyas dotaciones llegaron a los pocos minutos del suceso, confirmaron que el cuerpo de Víctor Manuel Trejo no presentaba signos vitales. El hombre, de 59 años, murió por un "hematoma subacranoideo generalizado", causado por un traumatismo craneoencefálico, según su relato.

Al conocer la magnitud de lo hechos, Rubén Rivera-Vázquez decidió darse a la fuga a bordo de un vehículo. No obstante, sus compañeros y otras personas presentes lo acusaron como el responsable de la muerte del árbitro y facilitaron a la policía todos los datos del jugador, que acabaría siendo detenido.

A continuación