El Barcelona hace trampas hasta en la 'Supercopa Catalunya'

El conjunto blaugrana incumple el reglamento pactado con el Espanyol y con la federación autonómica de fútbol. 

VIcente Azpitarte

En la semana en la que, como dice Hugues en las páginas de ABC, se produjo la imagen de "seis cabezas en busca de una botella", llega la última tropelía del conjunto blaugrana. Luis Enrique ha decido no cumplir la normativa de la Supercopa Catalunya y se plantará en el partido frente al Espanyol con la plantilla que le dé la gana, sin atenerse a cupos.

En 2012, en plena vorágine independentista, la federación autonómica de fútbol de Cataluña, propuso al Barcelona y al Espanyol copiar otro formato nacional, el de la Supercopa. En este caso y mientras no haya otros conjuntos catalanes que puedan jugar en Primera División, los invitados no serán el campeón de Liga y el campeón de la Copa del Rey como pasa en el plano nacional, sino que siempre estarán invitados el Barcelona y el Espanyol.

En aquel momento, y para tratar de darle algo de prestigio o de seriedad, al menos, la federación elaboró un reglamento en el que estipulaba que los equipos podrían acudir con un máximo de nueve jugadores del equipo filial. Luis Enrique ha decidido que ese número no le viene bien y ha optado por convocar a doce.

El Espanyol y su técnico, Quique Sánchez Flores, parecen reconocer la falta de seriedad de un trofeo del que sólo se ha podido celebrar una edición desde 2012 y ni siquiera han protestado por la actuación del Barcelona. El encuentro se disputó este martes en Tarragona y en esta ocasión el técnico asturiano tampoco ha querido contar con Aleix Vidal.

Los blaugrana cayeron frente al conjunto perico por un gol de Caicedo.

A continuación