Poyet reconoce que su destitución podría estar cerca si el Betis no gana a Osasuna

El entrenador del Betis sabe que otra derrota más desencadenaría su salida del Benito Villamarín. 

LD / Efe

El entrenador del Real Betis, el uruguayo Gustavo Poyet, ha asegurado este jueves que se siente "respaldado por el club", ya que mantiene "contacto constante con el presidente y con Miguel Torrecilla", el director deportivo, aunque es consciente de que "depende de los resultados que dure" esa confianza.

Poyet dijo estar "muy contento con lo que ha dicho" el director deportivo, quien ayer "dio un paso al frente para demostrar que no cambian un proyecto a la novena jornada" y pidió no dar "demasiado dramatismo" a lo que no son sino "cosas del fútbol".

Para el partido de mañana ante Osasuna, Poyet ha anunciado que "va a haber cambios" que no ha detallado porque no le "gusta darle pistas al rival, y adelantado que habrá cosas diferentes" después de dos derrotas consecutivas que obligan a "replantearse cosas porque si no, sería un orgulloso".

El técnico charrúa ha huido de "la palabra confianza en el fútbol" y reconocido que ignora "qué Osasuna jugará mañana" tras lograr el lunes su primera victoria liguera, "más allá de lo estudiado" y de lo que conoce "Pamplona por haber jugado allá con el Zaragoza".

Gustavo Poyet ha admitido que, tras perder 1-6 contra el Real Madrid, "posiblemente ha sido una semana diferente en cuanto al tema externo pero en cuanto al trabajo, ha sido igual", ya que es un profesional al que le "gusta la presión y vivir presionado", si bien no piensa en una posible destitución porque "si pierdes tiempo en eso, es que no crees en ti mismo".

El preparador bético ha recordado que "esto es un club que no depende sólo de Gustavo Poyet" y ha insistido en que "el Betis sigue, independientemente de lo que ocurra en unas semanas".

A continuación