La metamorfosis del Atlético de Madrid

Su capacidad ofensiva ha crecido, marca más goles, ataca más y la nueva posición de Koke ha cambiado su forma de jugar.

David Vinuesa

Si algo caracteriza al Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone es haber mantenido durante años el mismo estilo de juego en intensidad y forma que le ha llevado a ganar cinco títulos, incluida una Liga, y a rozar en dos ocasiones su primera Champions League. El Atlético es un equipo ordenado, muy difícil de superar y con un contraataque muy eficaz, pero en ocasiones se le ha exigido más fútbol y más capacidad ofensiva. Esta temporada ha mejorado en ambos aspectos.

Koke en el doble pivote

Una de las claves del nuevo Atlético de Madrid tiene nombre y apellidos: Jorge Resurreción Koke. El canterano rojiblanco ha cambiado su posición en el campo dejando su rol en la banda para pasar a ser la brújula del cuadro de Simeone. En el 4-4-2 habitual del Cholo, Koke ha pasado a ser el hombre que acompaña a Gabi en la primera línea de creación del doble pivote.

El capitán del Atlético se dedica a ‘barrer’ la medular y a dar el balón a Koke para que este lo distribuya a su antojo. El ‘6’ domina los tiempos del partido y ya sea en el 4-4-2 o en otros esquemas como el 4-3-3, 4-2-3-1, 4-5-1 o 4-1-4-1, Koke es el jugador que lleva el esférico al lugar donde lo necesita su equipo.

La lesión de Tiago el curso pasado, al igual que la de Augusto en la presente temporada, ha tenido algo positivo dentro de las dos desgracias sufridas por el Atlético. Koke, como hace en la España de Lopetegui, ha variado su rol y su equipo lo agradece de dos maneras: una con su liderazgo en el centro y en segundo lugar por el hueco vacío que ahora ocupa Carrasco.

Carrasco aprovecha el hueco de Koke

Ya no es una revelación porque la pasada temporada demostró con creces su capacidad de desborde, gol y regate, pero la nueva versión de Yannick Carrasco que se está viendo esta temporada mucho tiene que ver con la continuidad que ha logrado el jugador belga.

Carrasco vio en la nueva posición de Koke su oportunidad para lograr un espacio prácticamente fijo en la banda. Desde la izquierda está ofreciendo su mejor rendimiento y su hat-trick ante el Granada sumado al gol que marcó en Champions ante el Bayern de Múnich son buena prueba de ello.

Bien es cierto que Simeone no garantiza que Koke sea un fijo en el centro del campo ocupando la posición que tiene actualmente, pero con el ‘6’ jugando de esa manera, el Cholo puede contar con Carrasco sin tener que prescindir de jugadores importantes como el propio Koke o Saúl.

Más gol, menos tantos recibidos

Los datos de la temporada 2016/2017 dan la razón a los que pedían un cambio de estilo en el Atlético. Quitando un doble pivote tan defensivo como el formado en su día por Gabi más Mario Suárez, Tiago o Augusto, los rojiblancos han mantenido su eficacia defensiva y han subido una marcha más en el aspecto goleador.

Este curso, el Atlético acumula un total de 23 goles a favor y 3 tantos en contra. Ha marcado en un 90% de los partidos jugados, ha recibido goles en un 30% y no conoce la derrota con siete victorias y tres empates. De los 3 goles recibidos, uno fue en el Camp Nou y los otros dos fueron sendos golazos de Isaac Cuenca (Granada) y Manu García (Alavés).

Griezmann lidera junto a Luis Suárez la tabla de goleadores con seis goles mientras que Oblak es el Zamora actual de la competición con tres tantos encajados. En la Champions han jugado dos partidos ganando ambos con un balance positivo de dos goles a favor y ninguno en contra.

Nueva pareja defensiva

La zaga rojiblanca ha sufrido pocas variaciones en los últimos años. Juanfran y Godín han sido inmortales en el lateral diestro y en el eje central, respectivamente. Filipe sólo estuvo fuera un año y lo único que han variado en el Calderón han sido la portería, Oblak por Courtois, y el acompañante de Godín con Miranda, Giménez y ahora Savic.

El central montenegrino es otro de los futbolistas que ha cambiado la cara del Atlético. José María Giménez ha demostrado un gran nivel en todos los partidos que ha jugado, pero algún que otro fallo propio de su juventud e intensidad le han costado el puesto ante un Savic sobrio y con pocas fisuras en defensa. Lo único que debe mejorar el ex de la Fiorentina es su aportación goleadora, menor que la del charrúa.

Comparativa con el año anterior

Simeone siempre ha mandado un mensaje claro: "Ir partido a partido mejorando lo hecho anteriormente". Eso es lo que está haciendo el Atlético respecto al año pasado. El curso anterior a estas alturas, los rojiblancos habían perdido tres encuentros, empatado uno y ganado seis con 15 goles a favor y seis encajados.

En comparativa, el nuevo Atlético marca más, recibe menos goles, es más sólido y su bagaje de puntos le hace ser líder, no como el curso anterior en el cual sólo llevaba la mitad de los puntos en la Champions y en la Liga ocupaba la cuarta posición con 16 y no 18 puntos como en el presente ejercicio.

La segunda línea sigue mejorando

Ángel Correa, Nico Gaitán, Fernando Torres, Thomas, Tiago, Lucas… Todos ellos están aprovechando sus oportunidades y sólo Vrsaljko parece más relegado al banquillo que el resto de la segunda línea. A nivel goleador los tres tantos de Correa y los dobletes de Gaitán, Gameiro y Torres aumentan los registros del equipo.

El Atlético ha mejorado y su fútbol también. Sólo falta por ver si los resultados acompañan al Cholo en el año de la despedida del Vicente Calderón.

A continuación