"Algo pasa" en el Real Madrid

El equipo acumula cuatro empates consecutivos. El último, ante el Eibar, deja malas sensaciones. Desgranamos los problemas.

Sergio Valentín

El Real Madrid es colíder en Primera División y en su grupo de Champions League. Por resultados, el equipo blanco no tiene motivos para alarmarse pero los números, los mismos que firmaba Rafa Benítez la pasada temporada a estas alturas, ocultan una serie de problemas que ha admitido Zidane. "Algo pasa", dijo tras el empate ante el Eibar. El técnico tiene dos semanas para encontrar una solución. Estos son los problemas que están lastrando al equipo.

Lesiones

Casemiro, Modric y Marcelo. Son sólo tres lesiones pero no son cualquier lesión. Salvo Marcelo, ninguno tiene un recambio natural. Y su sustituto, Coentrao, también está lesionado. No hay reemplazo para ninguno de ellos. Zidane sustituye a Casemiro con Kroos pero no es lo mismo. A Kovacic por Modric y no es lo mismo. A Danilo por Marcelo y no es lo mismo. El equipo se resiente mientras tanto.

Baja forma de algunos jugadores

Muchos futbolistas no pasan por su mejor momento. Casi ninguno está en estado de gracia. La BBC, clave para el Real Madrid, está intentando superar una crisis pero cada partido, la acentúa más. Cristiano Ronaldo sólo lleva un gol en Liga y el delantero centro, Benzema, dos. El francés jugó 45 minutos ante el Eibar donde sólo tocó seis veces la pelota. Salvo Gareth Bale, los tres atacantes están muy lejos del poder ofensivo que han llegado a mostrar. Y no será por las oportunidades que les está dando Zidane.

Pero no son los únicos que están por debajo de su nivel. Sergio Ramos, que había disputado todos los minutos hasta el partido ante el Eibar, no está en su mejor momento. Acumula demasiados errores que han costado goles y puntos.

Elección de jugadores

Sin embargo, hay otros jugadores que sí están aportando goles, asistencias, intensidad... El problema, es que no juegan mucho. Álvaro Morata y Lúcas Vázquez son suplentes pese a los buenos minutos que acumulan desde el banquillo.

Un caso parecido al de Nacho Fernández. Hizo un buen partido ante Las Palmas en el lateral izquierdo pero Danilo disputó los dos siguientes ante Dortmund y Eibar. Marco Asensio también está en esta lista. Jugar con la BBC sí o sí, tiene sus ventajas pero también sus inconvenientes.

Equilibrio y problemas de juego

Salvo en partidos puntuales, el Real Madrid de Zidane tampoco ha desarrollado un juego espectacular. Sobre todo, no lo ha hecho de manera continua. No es un equipo sólido que domina a los rivales desde el principio hasta el final. El aficionado no va al Bernabéu sabiendo que se va a divertir aunque los resultados, salvo en los últimos cuatro partidos, son innegables. Ni si quiera tiene un modelo de juego definido.

Además de un amplio margen para mejorar, el equipo sigue adoleciendo un problema que solía repetir Ancelotti: el famoso "equilibrio" que sólo solucionó y por un momento determinado, con el 4-4-2. Parece complicado mantener un equilibrio razonable con la BBC así y sin Casemiro. El equilibrio es, según los entrenadores, algo clave.

Intensidad y concentración

Zidane lleva diciéndole a la plantilla desde hace semanas, en privado y en público, que es necesario más intensidad desde el primer hasta el último último minuto. Pasan los partidos y el mensaje no cala en algunos jugadores. El Real Madrid empató ante el Eibar en el Santiago Bernabéu sin encerrar al rival en su área en los últimos minutos. Y cuando hay intensidad, como pasó en Dortmund, aparecen lagunas de concentración. Fallos puntuales que cuestan puntos. También pasó en Las Palmas.

Intensidad, concentración y falta de equilibrio son conceptos importantes del que el Madrid ha adolecido en los últimos años pero que han podido solventar en muchas ocasiones con otras virtudes como la pegada, acciones individuales o paradas de Keylor Navas. El problema es que el Madrid no puede tirar de ninguna de ellas en estos momentos.

A continuación