Mourinho rompe una tradición de 30 años en el United y conquista a su plantilla

Mourinho dio el día libre a su plantilla tras la derrota contra el City. Algo que no se veía en Old Trafford desde hace 30 años.

Alfredo Somoza

José Mourinho está mutando. La acidez y tirantez reinante con su plantilla en su última etapa en el Real Madrid, es historia.

El luso, que sabe que en su nuevo proyecto en el United la base del éxito es tener de su lado a los jugadores, se ha ganado el respeto de la plantilla, que siente a Mou como un verdadero líder.

Motivador nato, el exentrenador del Real Madrid tiene feeling con sus pupilos. La última medida que ha sorprendido y agradado a sus jugadores ha sido saltarse una norma no escrita impuesta en Old Trafford desde hace 30 años. Con Ferguson, Moyes y Van Gaal -entrenadores del ManU antes de la llegada del luso-, cuando el United perdía al día siguiente se celebraba un entrenamiento.

El míster de Setúbal, a pesar de caer contra el City, decidió dar libre el día siguiente a sus jugadores. ¿La razón? Premiar el gran trabajo que considera que su equipo viene realizando y de paso, hacer un guiño a sus guerreros.

Mou quiere formar una familia

Desde la pretemporada, Mourinho se mostró cercano. Tiene la obsesión de que sus jugadores le vean como uno más. Para ello, ni corto ni perezoso, no le importó dormir en el suelo de un avión cuando el United viajaba a China a disputar dos partidos de pretemporada ante el Borussia Dortmund y el Manchester City.

Mou viajaba en primera clase hacia el país oriental junto a los jugadores del club inglés. Por error, el cuerpo técnico de los 'Diablos Rojos' fue situado en clase turística, para un viaje de muchas horas. Mou abandonó su asiento y acabó durmiendo en el suelo de la parte trasera del avión, algo que despertó la admiración de la plantilla, que se enteró de lo ocurrido pese a viajar en primera clase. Fue un gesto que le hizo terrenal.

Mourinho está feliz en el United. Está viviendo un matrimonio perfecto. Y es que, en Old Trafford desde el adiós de Ferguson el banquillo estaba vacío de un verdadero líder. Por su parte, el técnico portugués, tras terminar de manera abrupta sus dos últimos proyectos -Real Madrid y Chelsea-, ansiaba llegar a un club que le proporcionara estabilidad.

Mou no quiere dejar ningún detalle al azar y además de trabajar el aspecto táctico y físico, está especialmente concienciado en cuidar el aspecto psicológico. Algo que siempre fue una seña de identidad de un Mourinho al que sus jugadores en el Oporto y en el Inter idolatraban. Como también sucedió en su primera etapa en el Chelsea. Motivation One ha vuelto.

A continuación