El Barcelona tendrá que pagar 47 millones por una operación inmobiliaria de Laporta

Según el Barcelona, Laporta se benefició de este acuerdo para conseguir el dinero para presentar su aval.

LD/Agencias

El Barcelona deberá pagar 47 millones de euros a la Inmobilaria MAR después de que una resolución arbitral obligue a deshacer la venta de los terrenos de Can Rigalt, en Hospitalet de Llobregat, realizada el año 2005 por la Junta Directiva entonces presidida por Joan Laporta.

El Barcelona ha recibido en las últimas horas un laudo arbitral que establece que la entidad deberá deshacer la operación realizada en 2005 y recuperar de la sociedad mercantil Inmobilaria Mar los 10.000 metros cuadrados de este sector que el club vendió en ese momento por 35,4 millones de euros.

El importe fijado por la resolución arbitral es de 47 millones de euros, que resultan de la suma de los 35,4 millones de euros que cobró hace once años a los que se suman los intereses legales correspondientes.

Así lo ha informado hoy el portavoz de la Junta Directiva, Josep Vives, quien ha recordado que esta operación generó unos beneficios de 28,6 millones de euros en el ejercicio económico 2004-05 y que permitió que el Barcelona cerrara el curso con unos beneficios de 28,6 millones de euros.

"Si no se hubiera hecho esta operación los beneficios eran de 6,6 millones de euros y no hubiera habido la posibilidad de liberar los avales de esa junta", ha recordado Vives.

De esta manera, el Barcelona se ve obligado a recuperar estos terrenos porque el tribunal arbitral del caso ha entendido que no se han cumplido los requisitos pactados en el contrato firmado en el año 2005.

En cualquier caso, los servicios jurídicos de la entidad estudiarán en los próximos días el efecto de esta resolución y no se descarta la presentación de un recurso, según Vives.

En 1997, el Barcelona adquirió 55.044 metros cuadrados de terrenos en Can Rigalt tras invertir 1,4 millones en esa zona verde, prevista entonces para campos de entrenamiento.

En 2004, el club, el ayuntamiento de Hospitalet y Fecsa, propietarios de los terrenos donde se encuentran los 55.000 metros cuadrados de Can Rigalt, firmaron un acuerdo para la transformación del entorno, soterramiento de líneas eléctricas, la edificación de viviendas y de una zona verde.

El Barcelona vendió entonces un tercio (10.000 metros cuadrados) de los terrenos edificables a la Inmobiliaria Mar, perteneciente a la empresa La Llave de Oro, que pagó 35,4 millones de euros para la edificación de las viviendas.

A continuación