Mourinho y Fábregas vuelven a sonreír en la Premier

El Chelsea afianzó su liderato en la Premier tras ganar al West Ham. Lideran el campeonato con tres puntos de ventaja sobre el City.

Jesús Sánchez

José Mourinho jamás escondió su predilección por Londres. Y en concreto, su amor incondicional hacia un equipo, el Chelsea. Desde Valdebebas, desde aquella sala de prensa en la que se apoderó de tantos y tantos titulares, y a la que de vez en cuando acudía algún periodista inglés, Mourinho siempre dejó clara su intención de volver.

Unidos por una misma ciudad, Londres, pero por diferentes clubes. Cesc Fábregas también tomó la decisión de retornar a los campos donde vimos su mejor fútbol. Pero en su caso, cambiando de colores. El futbolista español lidera al mejor equipo de la Premier League. Tras la disputa del llamado Boxing Day, el Chelsea comanda la clasificación con tres puntos de ventaja sobre su máximo perseguidor, el Manchester City, mientras que el Arsenal busca una estabilidad que terminó de perder con la marcha de Fábregas al Barcelona un 15 de agosto de 2011.

Campeón de invierno 'al toque'

Los de Mourinho consiguieron el premio catalogado como "campeón de invierno" tras empatar a uno en el campo del Southampton y que el equipo citizen también se cobrara un empate, a dos en su caso, ante el recién ascendido Burnley. Por tanto, el equipo londinense comenzará 2015 como líder de liga.

Una de las razones para que ahora mismo el Chelsea se muestre como el conjunto más fuerte del campeonato inglés, y con serias aspiraciones en la Champions, es la transición del juego que pasa por los pies de Fábregas. El de Arenys de Mar es el futbolista que más pases da en la Premier (88 por partido), y el segundo que más acierta (77), solo por detrás Yaya Touré, que apura su marca en 78 pases acertados por encuentro. La cifra de Cesc supera a la precisión germana que rige el liderato del Real Madrid en la Liga BBVA. Toni Kroos, que destaca por su distribución de la pelota, tiene una media de 65 pases acertados por partido. Además, Fábregas acumula 12 asistencias en 17 partidos, mientras que el centrocampista blanco es el autor de 7 pases de gol en 15 encuentros.

Stamford Bridge está siendo testigo de una reconversión que comenzó en el banquillo con un técnico que esta vez, ha sabido adaptarse al modelo que imponen sus jugadores en el campo. O quizás, simplemente Mourinho entiende que el estilo de juego depende de la calidad del rival, y en este caso, el míster luso sabe que no tiene enfrente a un enemigo de tal magnitud como fue el poderoso Barcelona de Pep Guardiola.

Eso sí, The Special One no pierde la "sana costumbre" de ser el dueño de jugosos titulares. El técnico luso, tras la victoria frente al West Ham, afirmó: "Los resultados son buenos y los jugadores están contentos. Estoy contento como entrenador porque el equipo está jugando muy bien. Estoy contento como persona porque quiero a mis jugadores. Es importante sentirse contento con la gente que te rodea, es algo que eché de menos durante un tiempo y con este grupo, tengo un grupo al que quiero". Declaraciones que incendiaron una vez más las redes sociales, ya que muchos entendieron estas palabras como un mensaje, uno más, hacia su exequipo, el Real Madrid.

Más directo fue hace unos días Cesc, que tiró con bala y llegó a decir en Radio Marca que "el Barcelona es Messi, y diez más". Más o menos dolidos, quien sabe, pero la única certeza aquí es que tanto al futbolista como al técnico, Londres les viene como anillo al dedo.

A continuación