El Sporting reina en la fiesta de los goles

Los doce tantos en Soria y los siete en Valladolid convirtieron la jornada en un espectáculo anotador. En Gijón siguen invictos y en ascenso directo.

David Vinuesa

Una jornada más, la Liga Adelante ha vuelto a demostrar que merece más atención de la que tiene. Sólo hay que revisar lo sucedido entre Numancia y Lugo para darse cuenta de la bendita locura que supone la categoría de plata. Doce goles, empate a seis, remontada de 3-6 a 6-6 del 85' al 90' y oportunidades para el 6-7 y el 7-6. Una auténtica maravilla.

En Soria reinó el caos y en Pucela, el Valladolid no quiso repartir los goles. 7-0 ganó el equipo de Rubi al Barcelona B que se hunde más y más cada jornada. Eusebio se quejó hace una semana de la actitud de su equipo y la respuesta ha sido de siete goles en contra. Peor, imposible. El Valladolid abusó del filial azulgrana y sigue cerca de la cabeza (4º).

Dentro de una jornada repleta de goles, el gran triunfador fue el Sporting de Gijón. No es el líder por el golaverage, pero la derrota de Las Palmas por 1-2 ante Osasuna y la victoria asturiana por 2-1 ante el Alcorcón deja al equipo de Abelardo en segunda posición, con los mismo puntos que el líder y con unos números que asustan: 18 encuentros sin perder. Mareo manda en Segunda.

La jornada también nos deja la despedida de Merino del Betis. Vuelve Pepe Mel, el deseado, y asumirá las riendas de un equipo resucitado. Son terceros, con 33 puntos y a tres del ascenso directo. Merino fue ovacionado tras el 2-0 ante el Racing, no es para menos, y Mel debe aprovechar su regalo para terminar de firmar el ascenso bético. Cierran los puestos de playoff, Girona y Ponferradina, con mejores sensaciones para los segundos.

En la zona media se asientan equipos como el Leganés o el Mirandés y en la parte baja se hunden Racing (20º), Sabadell (21º) y Albacete (22º). Los tres perdieron en la última jornada del año. A un punto del pozo, Mallorca (16º), Recreativo (17º) y Barcelona B (18º).

La Liga Adelante se despide hasta 2015 como lo hace siempre: con todo por decidir tanto en la parte alta como en la baja.

A continuación