Vicente del Bosque ha hecho debutar a 54 jugadores y no se aclara

De los Piqué, Pedro o Busquets a los Carvajal, Paco Alcácer o Morata. Muchos llegan, pero son pocos los que aguantan.

Dani Ortín

Parece que Vicente del Bosque quiere seguir engrosando la lista de jugadores que ha hecho debutar. Una lista que ya asciende a 54 jugadores, con los tres últimos en ponerse la camiseta de la selección: Nolito, Camacho y Casilla. Pero jugar con España una vez no siempre significa volver a hacerlo.

De 2008 a 2012 debutaron 28 jugadores

Sólo unos cuantos han tenido el privilegio de repetir convocatoria con el combinado nacional, la mayoría llegados del primer período, el exitoso, de la selección. Desde 2008, cuando Del Bosque recogió un equipo que le dejó Luis Aragonés, hasta 2012, cuando acabaron los triunfos, el técnico salmantino llamó a 28 jugadores que acudieron por vez primera. De ellos, sólo Piqué, Busquets, Jordi Alba, Pedro y Juanfran han repetido en la última convocatoria. A ellos habría que añadir ausencias por lesión, jugadores que seguramente sí habrían acudido de estar en condiciones, como Javi Martínez, Víctor Valdés o Thiago, más Negredo, que acaba de recuperarse. Otros como Mata y Navas hacen como el Guadiana, que aparecen y desaparecen. Y hay que añadir a Bruno Soriano, que ha vuelto a la selección después de más de dos años de ausencia.

En el camino, gente como Bojan, Manu del Moral, Pablo Hernández, Álvaro Domínguez, Javi García o Beñat. Jugadores que no pasan por su mejor momento futbolístico (o, simplemente, que juegan fuera de España y Del Bosque no los sigue) y que tienen lejos el recibir una nueva llamada del seleccionador. Otros casos son los de Fernando lorente, que parece no ser del agrado personal de Del Bosque; Borja Valero, que destaca en Italia pero pasa desapercibido para el salmantino; o Aritz Aduriz, que podría encajar en una época en la que España está falta de delanteros que cuajen.

En los dos últimos años, 26 nuevos

En el siguiente periodo, desde 2013 hasta hoy día, han debutado un total de 26, casi los mismos que en los cuatro años anteriores. Algunos sí que se han hecho hueco, no sólo en las convocatorias, sino en el once de Del Bosque, y están llamados a ser los que comanden a la selección en los próximos años: Isco, Azpilicueta, Koke, De Gea o Alcácer, jugadores de entre 21 y 25 años.

Junto a ellos, otro que no ha ido por lesión, como Carvajal, habría acudido; además de Bernat, que apunta a ser el que le pelee el lateral izquierdo a Jordi Alba.

De entre los que han venido en los últimos tiempos, Tello, Mario Suárez, Michu, Alberto Moreno, Bartra, Mikel San José, Raúl García, Rodrigo o el caso más chirriante, el de Munir. El de Galapagar debutó con el primer equipo, lo llamó Del Bosque, jugó y desapareció del primer mapa futbolístico. Incluso de su equipo.

"Transición dulce" en todas las líneas

Ahora habrá que saber qué ocurrirá con los últimos en ser llamados: Callejón, Morata, Nolito, Camacho y Kiko Casilla. Seguramente, viendo el desarrollo que han tenido en los últimos tiempos los otros 49 debutantes, sólo uno, o como mucho dos de ellos, seguirán jugando bajo la tutela de Vicente del Bosque.

En total, de esos 54, tan sólo doce están yendo con asiduidad a las concentraciones de la selección, dejando lesionados a un lado. Una cifra ridícula teniendo en cuenta la cantidad de nombres a los que ha citado Del Bosque.

Ésta puede ser esa "transición dulce" de la que hablaba el salmantino. No sólo en la portería, donde De Gea será el que coja los guantes dejados por Casillas, sino en la defensa con Carvajal y Bernat; Thiago, Koke e Isco por delante; y Alcácer y Morata en punta. 54 nuevos nombres, muchas probaturas, pero como si del casting más complicado se tratara, sólo unos pocos pasan a la siguiente fase, a seguir yendo a las convocatorias de la selección.

A continuación