Un gol en propia puerta da la victoria al Liverpool en un desquiciante final

En el minuto 67, un autogol de Dunne puso en ventaja al conjunto de Brendan Rodgers y ya en el añadido Caulker marcó en su meta.

LD / Agencias

Un gol en propia puerta de Steven Caulker en el tiempo añadido del choque ante el colista, el Queens Park Rangers, dio los tres puntos al Liverpool (2-3), que salió airoso en su compromiso de la octava jornada de la Liga de Inglaterra.

El doblete del chileno Eduardo Vargas terminó sin servir para el cuadro local, que mantuvo el tipo hasta el tramo final, que contempló unos minutos de locura.

Sufrió el Liverpool en su último compromiso antes de recibir en Anfield al Real Madrid en la Liga de Campeones. El choque no se agitó hasta el tramo final. En el minuto 67, un autogol de Richard Dunne puso en ventaja al conjunto de Brendan Rodgers.

El Queens Park Rangers reaccionó y Vargas empató en el 87. El brasileño Philippe Coutinho adelantó de nuevo a los reds en el 90 pero a continuación, el chileno volvió a equilibrar el partido.

Con cinco minutos por encima del 90 la fortuna se puso del lado del Liverpool, que logró el triunfo cuando Steven Caulker se introdujo el balón en su meta.

La victoria sitúa al Liverpool en la quinta plaza. Con trece puntos. Igual que el West Ham, cuarto, tres menos que el Southampton, cuatro por debajo del Manchester City, segundo, y nueve de desventaja respecto al líder, el Chelsea.

El Stoke toma aire

En otro de los partidos de la jornada, el Stoke City escapó de la parte baja de la clasificación a costa del Swansea, al que venció por 2-1.

El partido se resolvió en el último cuarto de hora, cuando se rompió la igualdad con los penaltis transformados por el marfileño Wilfried Bony, a la media hora, para los visitantes, y Charlie Adam, a dos minutos del descanso, para el Stoke.

La remontada del cuadro local fue sellada en el minuto 76 con un gol de Jonathan Walters que dio los tres puntos al Stoke, ahora en el ecuador de la clasificación. El revés, tercero del curso, frenó la progresión del conjunto galés.

A continuación