La venganza histórica de Polonia ante la Mannschaft

La selección polaca consiguió una sorprendente victoria ante Alemania que iba mucho más allá de un partido de fútbol.

José Miguel de Pedro

Ni fue un partido como otro cualquiera ni fue una victoria más. Lo que se vivió en el Estadio Nacional de Varsovia fue uno de los días grandes en la historia deportiva de Polonia. Por primera vez en 19 partidos, la selección polaca venció (2-0) al combinado de Alemania en un partido que quedará para siempre grabado en su memoria.

Supuso el final de una de las espinas clavadas para el pueblo polaco, que nunca había conseguido vencer en un partido a los alemanes. Fue imposible no recordar la invasión de la Alemania Nazi de Hitler y el sufrimiento de un país que tuvo que volver a empezar después de la Segunda Guerra Mundial.

Porque los duelos entre polacos y alemanes siempre van ligados a la memoria. Por eso, cada vez que los jugadores alemanes tocaron el balón, los 57.000 aficionados que abarrotaban el estadio silbaban con fuerza a su oponente. Por eso, el triunfo se vivió como una fiesta nacional. Polonia venció con los goles de Milik y Mila a la selección que dirige Joachim Löw, que hace tan solo unos meses se proclamó campeona del mundo.

La intensidad de los locales rompió el control de los germanos apoyados por una afición acostumbrada a los disgustos. Polonia se coloca como el sorprendente líder de su grupo de clasificación para la Eurocopa de Francia 2016. Será imposible olvidar el día que consumó una venganza histórica que va mucho más allá de un partido de fútbol.

A continuación