Neymar y Messi se quedan sin gol en el Argentina - Brasil

El argentino del Barcelona falló un penalti, ya que su disparo, a la izquierda pero poco escorado, fue fácilmente atajado por Jefferson.

LD / Efe

El superclásico de las Américas, jugado por primera vez en Asia, se saldó este sábado en el Estadio Olímpico de Pekín con una victoria de Brasil ante Argentina, que, pese a que tuvo más el balón y gozó de más ocasiones de gol, falló en defensa y no supo parar la letal contra de la canarinha.

El partido comenzó con un buen susto para Brasil, ya que tras el saque inicial un pase largo a Agüero casi acaba en gol, sólo evitado por la falta de acierto final del delantero.

A ello siguieron varios minutos de control albiceleste, como había vaticinado en la víspera el seleccionador argentino, Tata Martino. Brasil dejo la posesión a Argentina y de ello se aprovecharon Messi y Di María para crear peligro ante la portería rival.

Al dominio inicial de los argentinos siguió una fase algo más especulativa, con más juego en el medio campo y menos ocasiones, aunque Argentina lo siguió intentando en las inmediaciones del área brasileña.

Las mejores ocasiones de gol las tuvieron Messi en un saque de falta y Di María, que lanzó un potente disparo que rozó una escuadra. Agüero también probó a distancia, pero la mayoría de sus disparos fueron demasiado altos.


Ante al asedio, Brasil, que pese al fiasco del Mundial sigue teniendo galones, fue apoderándose del balón cuando el encuentro rozaba la media hora y, casi sin ruido, logró el primer gol del superclásico con un cabezazo de Diego Tardelli, una de las más recientes incorporaciones al equipo de Dunga.

Rozando el descanso, llegó una de las jugadas que marcó el partido, cuando el colegiado pitó un penalti favorable a Argentina por mano de Danilo. Messi, estrella y capitán del equipo, falló la pena máxima, ya que su disparo, a la izquierda pero poco escorado, fue fácilmente atajado por Jefferson.

La segunda parte comenzó igual de animada, con más posesión para Argentina pero mayor peligro de Brasil, que con las cabalgadas de Neymar y algún intento de Óscar pudo volver a perforar la meta de Romero.

Sin embargo, fue Tardelli otra vez, ya convertido en inesperado héroe del superclásico, el encargado de sentenciar el duelo, tras un saque de esquina de David Luiz, con un potente disparo contra el que Romero nada pudo hacer.

En un partido que ya en los últimos compases andaba muy trabado, la gran alegría para la afición china llegó cuando salió al campo Kaká, uno de los jugadores internacionales más populares en el gigante asiático.

A continuación