Homenaje a Aragonés

Diez goles con 'Zapatones'

El ariete, alto, desgarbado, con enormes botas y pelo rizado marcó esta vez seis goles: era Luis Aragonés.

Miguel del Pino

A finales de los cincuenta, el equipo filial del Real Madrid se llamaba Plus Ultra; después, pasó a ser el Castilla. Tenía su propio estadio, el pequeño campo de la Ciudad Lineal, pero muchas veces, cuando el calendario lo permitía, jugaba en el mismísimo Bernabéu, a costo mínimo, de manera que los chavales del momento teníamos ocasión de visitar el gran santuario y soñar con las hazanas que allí llevaban a cabo los grandes: Di Stéfano, Puskas, Gento, Rial, Kopa, Alonso, Marquitos, Santamaría, Lesmes, Santisteban, Zárraga, Alonso. Y tantas otras leyendas del fútbol.

En el Plus Ultra se formaban jóvenes de la cantera y se recuperaban o ponían en forma algunos de los titulares del Real Madrid, como el finísimo Ramón Marsal tras su grave lesión. Varios de los "azulones" del Plus llegaron a alcanzar cotas muy elevadas, como Casado, uno de los defensas de la famosa "Sexta Copa", otros como Villa – uno de los "cinco magníficos" de la delantera del Real Zaragoza- alcanzaron la gloria después de dejar la cantera. O sea, lo mismo que ahora sucede.

Perdonen la imprecisión en la fecha, no la recuerdo pero estábamos en el puente entre los cincuenta y los sesenta. El Plus Ultra tenía un excelente delantero centro apellidado Pallarés, pero en Elda debutaba un nuevo ariete que nos era totalmente desconocido. Resultado. Eldense 0 -Plus Ultra 4, y los cuatro goles los había marcado el recién llegado.

Cabe suponer el asombro y la curiosidad con que los chavales tomamos el domingo siguiente la vieja camioneta que trasladaba desde Diego de León al campo de la Ciudad Lineal para ver al nuevo goleador. Yo conseguí situarme en el fondo, a ras de suelo y casi agarrando las redes de la portería. Era un Plus Ultra Jaén. Resultado 11 a 0.

El ariete, alto, desgarbado, con enormes botas y pelo rizado marcó esta vez seis goles: de todas las facturas , el último de tacón. Un pronóstico salió de las gradas emitido por uno de los socios veteranos del "Plus": "chaval, eres muy bueno", mientras el triunfador volvía marchoso hacia el centro del campo.

Seguro que todos lo han averiguado. Se trataba de Luis, de Luis Aragonés, que debutó de esta manera en el filial del Real Madrid, con diez goles en dos partidos. Yo estaba allí, muy cerca de las redes que alcanzaba con tanta insistencia el joven Zapatones. Vaya este recuerdo de mi adolescencia en sentido homenaje a su memoria.

A continuación