Rybolovlev, el excéntrico millonario que quiere convertir al Mónaco en un grande de Europa

El magnate ruso no escatima en gastos para su equipo, para su vida privada y, sobre todo, para la de su hija.

Libertad Digital

El Mónaco se ha convertido de repente en el gran animador del mercado. Un equipo que hasta hace unos días estaba en la segunda división francesa se está llevando algunas de las mejores piezas del fútbol europeo, para sorpresa de todos. Pero, ¿de dónde sale tanto dinero para hacerlo?

La respuesta tiene un nombre: Dmitry Rybolovlev, un multimillonario ruso (119 del mundo y 14 de su país según Forbes) que hizo fortuna con la industria medicinal y que se ha dado a conocer por sus excentricidades, su filantropía y la compra del Mónaco hace dos temporadas.

La prensa rusa aseguraba que la compra del club monegasco, por unos 100 millones y tras negociar directamente con el príncipe Alberto, era para escapar del juicio que le había planteado su esposa, que le acusaba de montar orgías con hermosas modelos en su yate. Al final todo se solucionó con el divorcio y 6.000 millones, una pequeña cantidad dentro de su inmensa fortuna.

Pero sus excentricidades comenzaron ya mucho antes. En Rusia los rumores señalan que en 1996 mandó matar al dueño de la empresa que competía con la suya. El empresario fue encontrado muerto después de una reunión con Rybolovlev. El magnate estuvo en la cárcel 11 meses, pero salió libre porque el único testigo que existía se retractó.

Y si con alguien ha mostrado su mayor dispendio ha sido con su hija. Le ha comprado, entre otras cosas, el piso más caro de Nueva York, con vista al Central Park, por unos 88 millones, así como la isla griega de Skorpios, por unos 115 millones, para celebrar su mayoría de edad.

Él no iba a ser menos, claro, y en Mónaco se compró un ático por más de 300 millones de dólares llamado La Belle Epoque, donde vive, y donde posee una colección de cuadros de artistas como Picasso, Van Gogh, Gauguin o Monet.

En el fútbol tampoco va a escatimar en gastos. Ya tiene cerrados a Moutinho, James Rodríguez, Carvalho y Falcao, por los que ha pagado más de 110 millones de euros. Y ahora va a por Víctor Valdés, Ivanovic, Fabio Coentrao y Carlos Tévez. Todo para convertir al Mónaco, su equipo, en uno de los más grandes de Europa.

A continuación