Oscar Piastri: el campeón de Fórmula 2 que se queda sin volante en el 'gran circo' y sin poder defender título

El joven piloto australiano, de 20 años, tendrá que conformarse con ser piloto probador de Alpine en 2022, a la sombra de Alonso y Ocon.

G.D.

Oscar Piastri ha completado una temporada de ensueño en la Fórmula 2, proclamándose campeón del mundo en el circuito de Yas Marina, que este fin de semana alberga también el Gran Premio de Abu Dhabi de Fórmula 1, el último del Mundial de la categoría reina donde el holandés Max Verstappen y el británico Lewis Hamilton se juegan el título.

El piloto australiano del equipo Prema Racing concluyó tercero en la primera de las tres carreras previstas en Yas Marina, asegurándose el título de forma matemática. Y es que el ruso Robert Shwartzman, compañero de equipo de Piastri y segundo en el general de la F2, acabó cuarto en la primera de las tres carreras de Abu Dhabi, por lo que ya es matemáticamente imposible que alcance al campeón australiano.

Piastri, pupilo de Mark Webber y nacido hace 20 años en Melbourne, ganó hace dos temporadas la Fórmula Renault y el año pasado se anotó el campeonato de la F3, con lo que ahora conquista su tercer título seguido en tres años tras acabar tercero en una prueba que ganó el indio Jehan Daruvala (Carlin), por delante del brasileño Felipe Drugovich (Uni-Virtuosi), segundo en el circuito de la capital de los Emiratos Árabes.

Pese a todos sus éxitos, el joven piloto australiano no tendrá un asiento en la Fórmula 1 de cara a la temporada 2022. Y es que, tras confirmarse que el chino Guanyu Zhou será el segundo piloto del equipo Alfa Romeo para la próxima temporada haciendo dupla con el finlandés Valtteri Bottas —hasta ahora compañero de Hamilton en el equipo Mercedes—, Piastri ha visto cómo se le cerraba la única posibilidad que tenía de recalar en algún equipo.

Piastri tendrá que conformarse con ser piloto probador en Alpine, a la sombra del español Fernando Alonso y del francés Esteban Ocon.

Al mismo tiempo, el pupilo de Webber tampoco podrá repetir el próximo año en Fórmula 2 de la mano de Prema o de cualquier otro equipo, ya que las normas del campeonato no permiten correr la siguiente temporada después de proclamarse campeón.

Paradojas del destino: el campeón de F2 se queda sin asiento como piloto titular en el gran circo y tampoco podrá defender su título en la segunda división del automovilismo mundial.

A continuación