Arabia Saudí desata la polémica con su código de vestimenta para la Fórmula 1

La organización del Gran Premio envía un comunicado recordando los códigos de vestimenta exigidos.

Libertad Digital

El circuito urbano de Yeda acogerá el primer fin de semana de diciembre (del viernes 3 al domingo 5) el primer Gran Premio de Arabia Saudí de la historia de la Fórmula 1. El país de Oriente Medio sigue queriendo lavar su imagen a costa de los eventos deportivos y tiene en el automovilismo uno de sus grandes atractivos.

La inclusión del GP de Arabia Saudí en el calendario estuvo plagada de polémica, al celebrarse en un país que ignora los acuerdos internacionales de derechos humanos y que muestra un total desprecio por la mujer, y ahora la controversia vuelve a aumentar.

Los organizadores de esta carrera acaban de enviar una comunicación interna a los equipos informando de los códigos de vestimenta exigidos a los asistentes al Gran Premio. No se trata de reglas fomentadas en la seguridad, como la que obliga a llevar zapato cerrado cuando se trabaja en el pit lane, sino simplemente directrices basadas en la costumbre del lugar a visitar y que son diametralmente opuestas a la gran inmensa mayoría de países.

vestimenta-f1-arabia.jpg

Para los hombres la organización del Gran Premio de Arabia Saudí ha prohibido por completo las camisetas de tirantes, los pantalones cortos y los tejanos rotos, además de, por supuesto, ir sin camiseta. Unos requisitos que, según las temperaturas —en diciembre suele haber en Yeda una temperatura superior a los 30 grados en las horas centrales del día—, no serán tan fácil de cumplir sin pasar demasiada calor.

Peor aún lo tienen las mujeres, para las que Arabia Saudí también prohíbe los tejanos rotos, pero además añade las faldas, los shorts, cualquier tipo de vestido, ya sea escotado o no, y los bikinis. Además, también se ordena a las mujeres que "no utilicen excesivo maquillaje". En resumidas cuentas, el régimen saudí no quiere que se vea más cuerpo del estrictamente necesario.

Cabe destacar que el código de vestimenta es el que va a regir para todo el GP de Arabia Saudí y para todos los que habiten en él; es decir, los pilotos, los miembros de los equipos y y de la organización, el gran público y los periodistas tendrán que ceñirse a estas restrictivas medidas. Lo que no aclaran por el momento los organizadores es la sanción a la que se expondrían los infractores de este código de vestimenta.

A continuación