La controversia con el Halo, el nuevo dispositivo de seguridad para la Fórmula 1

La Federación Internacional del Automovilismo ha hecho oficial el uso del 'halo', un mecanismo que pretende aumentar la seguridad en los monoplazas.

Libertad Digital

El mundo del motor está de estreno, la Federación Internacional del Automovilismo (FIA) ha anunciado que para la próxima temporada será obligatorio el uso del Halo. Este nuevo dispositivo es un elemento adherido al monoplaza que pretende salvaguardar al piloto con cualquier choque frontal.

Ha sido una decisión difícil de tomar y, de igual manera, controvertida. A raíz del accidente sufrido por Jules Bianchi en el Mundial de 2014 sobre el asfalto de Japón, se ha estado trabajando con tres posibles dispositivos: el Halo, el Aeroscreen y el Shield, aunque finalmente el elegido ha sido el primero de ellos.

El mundo de la Fórmula Uno parece haberse postulado en contra sobre este nuevo mecanismo y no han dudado en hacer pública su opinión. Como el caso de Martin Brundle, expiloto de Fórmula Uno, que ha querido expresarse así sobre el Halo: "No ha sido la mejor de las semanas y ahora veo que aprueban el Halo para 2018 con su consiguiente aumento de peso, ¡qué feo! Espero que el Halo cause tantos problemas como soluciones, además, esconde el aspecto de gladiadores de los pilotos".

"¿Van a usar el Halo para la temporada 2018? Típica solución a medias contra el miedo... O apuestan por el modelo de caza o lo dejan como está". Lucas Di Grassi tampoco se ha querido quedar callado y tiró de ironía para referirse a la medida.

A continuación