Escándalo mundial: la confesión del árbitro de la final de la polémica entre Madrid y Atlético

Mark Clattenburg reconoce que pitó un penalti a favor del Atlético para compensar su error al dar validez a un gol de Ramos en fuera de juego.

E.S.A

Escándalo mundial. El árbitro inglés Mark Clattenburg que pitó la final de la Champions en Milán en 2016 entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, reconoce abiertamente que intentó compensar al Atlético el error cometido al dar validez al tanto marcado por Sergio Ramos, un gol que no debió subir al marcador al ser en fuera de juego.

En una entrevista concedida a 'The Brazilian Shirt Name', Clattenburg afirma que no dudó en señalar el penalti de Pepe sobre Fernando Torres sabiendo que no era, pero de esa manera intentaba compensar el error en el primer tanto del Real Madrid, el tanto de Ramos en fuera de juego.

"Yo supe que Bale la había tocado en el medio, lo que facilitó que Ramos marcara el 1-0 en fuera de juego. Entonces le pregunté a mi asistente si había habido ese toque tras el saque de falta. Él estaba totalmente paralizado. No teníamos tecnología y tenía que reiniciar el partido. Finalmente recuperé la comunicación con mi asistente y me dijo que el micrófono y los cascos habían dejado de funcionar justo en ese momento. Estaba muy confundido. Fue una decisión muy difícil".

Clattenburg se desnuda y reconoce que pitó el penalti a Torres para compensar al conjunto rojiblanco:"Fui muy afortunado en esa final, porque se me presentó un penalti de esos que son 50/50. Torres estaba claramente adelantado ante Pepe, muy claramente, y hubo falta. ¿Realmente hubo falta? Es muy subjetivo. Y lo pité porque eso devolvía el equilibrio, ya que el Madrid ya había tenido su oportunidad con ese gol en fuera de juego ".

El árbitro inglés no termina sus confesiones y reconoce que se llevó una tremenda alegría cuando Griezmann falló la pena máxima, algo que debía desviar la ira y las quejas de los aficionados rojiblancos: "Entonces Griezmann chuta y le da al larguero y yo pensé: 'Wow, este es mi día, es un día perfecto para un árbitro. El Atlético tuvo claramente la oportunidad de empatar el gol en fuera de juego y fallaron. Y ahora me culparán a mí pero no pueden porque Griezmann tuvo la oportunidad del penalti."

Durísimas declaraciones de un Clattenburg que presenció como en aquella final el Atlético se sobrepuso a ese error desde los once metros y empató el choque por medio de Carrasco para llevar el partido a la prórroga, y posteriormente a los penaltis. Unos penaltis que estuvieron marcados por el tiro al palo de Juanfran que le dio la orejona al Madrid.

A continuación