Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, asegura que el Atalanta-Valencia fue una bomba biológica de coronavirus

Considera el partido de Champions como uno de los grandes focos de contagio en Italia.

Alfredo Somoza

Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo, concedió una entrevista vía Facebook, en la que deja claro la irresponsabilidad que supuso disputar el partido de Champions League de ida de los octavos de final en Milan entre el Atalanta y el Valencia, y al que acudieron 40.000 personas.

Gori señala el partido como uno de los grandes focos de contagio del coronavirus en Italia: "En ese momento no sabíamos lo que pasaba. El primer paciente en Italia fue el 23 de febrero. Si el virus ya circulaba, los cuarenta mil aficionados que fueron al estadio de San Siro se contagiaron. Nadie conocía que el virus ya circulaba entre nosotros. Muchos vieron el partido en grupos y hubo muchos contactos esa noche. El virus pasó de unos a otros. Fue una auténtica bomba biológica".

Valencia, primer foco en España

Las palabras de Gori toman sentido cuando miras los datos. Valencia fue la primera ciudad española donde existió un foco real de coronavirus. El 35% de la plantilla del conjunto che se infectó de coronavirus y la prensa española que viajó a Italia para cubrir el partido, también se infectó. Kike Mateu, periodista de El Chiringuito, estuvo 25 días hospitalizado tras dar positivo en coronavirus.

La manifestación del 8-M

En España el pasado 8 de marzo, la manifestación del Día Internacional de la Mujer, reunió en Madrid, según la la Delegación del Gobierno en Madrid, un total de 120.000 personas. En Barcelona, la Guardia Urbana aseguró que la huelga feminista reunió a 50.000 personas.

El día 6 de marzo, España contabilizaba 5 muertos por coronavirus. A pesar de las afirmaciones de la OMS "permitir la propagación incontrolada del Covid-19 no debería ser una opción para ningún gobierno, en tanto que puede perjudicar no solo a los ciudadanos de ese país, sino a otros países también", y de conocer de primera mano la situación que atravesaba Italia —el sábado 7 el país transalpino dio un paso más para limitar la propagación del virus al prohibir las entradas y salidas de la región de Lombardía, así como de otras 11 provincias cercanas, un decreto ante el aumento de casos donde ya se registraban por aquel entonces 233 muertos y más de 5.800 infectados—, el Gobierno español se negó a suspender las manifestaciones del 8-M.

Incluso taparon los datos por coronavirus el fin de semana del 8-M

Obviamente, Gori considera que hubo muchas más causas del contagio. "El partido no fue todo porque la chispa verdaderamente fue en el hospital de Alzano Lombardo, con un paciente con una pulmonía no reconocida y que contagió a pacientes, médicos y enfermeros. Ese es el foco del brote", sentenció.

A continuación