La gran clave de la mejoría del Real Madrid: los merengues se frotan las manos con Fede Valverde

Fichado de Peñarol, por 5 millones de euros en 2015, el Pajarito ya ha abandonado la jaula y ha mostrado al mundo sus enormes condiciones.

Alfredo Somoza

Fede Valverde es una de las grandes sensaciones de este inicio de temporada. El uruguayo ha tirado la puerta abajo demostrando todo su talento. En el seno del Real Madrid, como ya informó Libertad Digital en verano de 2018, siempre se le tuvo mucha fe a Valverde. Fichaje de Juni Calafat, los que veían entrenar día a día al uruguayo en el Real Madrid lo tenían claro: "Es un avión. El día que se suelte, es demasiado tímido, la va a romper". No les faltaba razón, Valverde, todo potencial, comienza a mostrar al mundo sus brutales condiciones.

Clave en la enorme mejoría merengue

El uruguayo, que estuvo cedido una temporada en el Deportivo de la Coruña donde no lució como se esperaba, es el pegamento de este Madrid de Zidane. Abarca muchísimo campo, es el encargado de juntar defensa y ataque. Su imponente físico, sus enormes coberturas, su riqueza táctica y su tremenda zancada, que le hace romper líneas con facilidad, lo convierten en un centrocampista de muchísimos quilates. Individualmente sus condiciones son brutales. Pero colectivamente su valor en este Madrid alcanza otro nivel.

Valverde es una pieza fundamental que hace mejor al colectivo. Con Fede en el campo todos crecen. Y ojo al dato que las estadísticas no mienten: en los 8 partidos en los que Fede ha sido titular esta campaña, el Madrid suma 7 victorias y 1 empate –en el Metropolitano ante el Atlético–. Tremendo. Su consolidación como titular ha sido la principal clave del radical cambio que ha dado el conjunto merengue.

... Y lo mejor está por llegar

Otra de sus cualidades es la llegada desde la segunda línea. Su despliegue constante de ida y vuelta le recuerdan a su compatriota Luis Suárez a una leyenda del Liverpool con la que compartió vestuario, el gran Steven Gerrard. Lucho, en una conversación con el diario Sport, reconoce que el potencial de Valverde se intuía desde hace años: "Hace años ya dije que tiene un estilo como el de Gerrard, con zancada, arranque y buena pegada. Lástima de los años de contrato que le quedan en su club". No solo Luis Suárez, otra institución del fútbol uruguayo, como Lugano, pone por las nubes a Valverde: "Esperaba esta explosión de Fede Valverde. Se sabía que era un jugador que tenía mucho talento desde chiquito. Su estilo de juego es muy particular, fino, de equipo grande europeo y era cuestión de tiempo que explotara".

Valverde, que en directo recuerda a un potro pura sangre –es impresionante verle moverse con ese dinamismo con la planta que tiene por todo el campo–, también destaca por su carácter. Cabeza tremendamente amueblada y humildad por bandera, el desviarse del camino del trabajo para obtener el éxito no es una opción para él. Mientras, en las oficinas de Valdebebas se frotan las manos. Aquel joven al que apodaban Pajarito, ya que volaba en el campo con su Peñarol y al que ficharon en 2015 por 5 millones de euros, ya ha salido de la jaula... ¿Lo mejor? Solo tiene 21 años y los que lo conocen bien dicen que aún le queda repertorio ofensivo por sacar en su mochila... y que cuando se suelte del todo y lo muestre, dejará anonadado al personal.

A continuación